Viernes, 11 de Enero de 2008

El Auditorio Nacional saldrá a la calle y atraerá a nuevos públicos

EFE ·11/01/2008 - 16:07h

EFE - El nuevo director artístico del Auditorio Nacional de Música, el compositor José Manuel López López, durante la entrevista con Efe con motivo de la reapertura de esta institución tras seis meses de obras.

El Auditorio Nacional de Música "no se ha quedado antiguo", sólo tiene 20 años, pero las nuevas tecnologías aprietan y hay que adaptarse a ellas, por eso "necesita nuevos espacios", de ahí que su director artístico, José Manuel López López, quiera sacarlo a la calle y atraer nuevos públicos.

Para ello este compositor y docente madrileño de 51 años, que a finales de noviembre fue nombrado director artístico de Auditorio, tiene muy claro que hay que "apoyar la creación musical contemporánea española, las relaciones con Iberoamérica, incluir en la programación las músicas populares como el flamenco y difundir la música antigua, la polifonía y la escuela organística española".

El Auditorio Nacional, que abre hoy sus puertas tras seis meses de obras -la mayoría ajustes a las nuevas normativas de seguridad- con un concierto de la Orquesta y Coro Nacionales de España dentro del ciclo "Carta blanca a Elliott Carter", tiene que conseguir que "la música que ofrezca adquiera una dimensión más universal", explica en entrevista con Efe el Premio Nacional de Música.

"No puede dedicarse sólo a difundir en gran medida la música centroeuropea, hay que mirar a Latinoamérica y a músicos como el chileno Alejandro Guarello, la mexicana Gilda Paredes o el brasileño Guillerand Carvalho, porque quizá los tenemos un poco abandonados", reconoce.

La música contemporánea "se hace difícil porque no se escucha lo suficiente", por eso López López asegura que su criterio de cara a la nueva programación será de "calidad y elevado", porque "la música contemporánea buena, como la de Stockhausen, puede gustar a cualquier tipo de público".

Esa es otra de sus obsesiones, ampliar el perfil del público, por eso quiere abrir la programación a las músicas populares, "eso no quiere decir que el rock y el pop den el salto al Auditorio, ya que tienen sus propios espacios, pero sí que se celebre algún recital de un cantautor y, por supuesto, que haya flamenco".

Incluso ya piensa en incluir en la programación -cerrada ya hasta septiembre de este año- un ciclo de flamenco, y, por supuesto, abrir la música contemporánea a la electrónica, a los DJs y contar con los grandes espacios con los que cuenta el Auditorio y no se utilizan.

En ellos se montarían exposiciones en las que la música y las proyecciones acompañen a las instalaciones de artistas contemporáneos, incluidas las grandes explanadas que el edificio tiene en sus dos entradas.

Pero este profesor asociado en la Universidad París 8 y catedrático de composición en el Conservatorio de Zaragoza, va más allá y pretende organizar exposiciones y seminarios en colaboración con las Comunidades Autónomas, para que el Auditorio traspase las fronteras madrileñas y realmente sea nacional.

El Auditorio Nacional es también la sede permanente de la Orquesta y Coros Nacionales de España (OCNE), que dirige Josep Pons, y de la Joven Orquesta Nacional de España (JONDE), con José Luis Turina, y ambas tienen su propia programación.

El encuentro entre el nuevo director artístico y ambos directores ha sido "excelente" y su manera de programar "muy sabia". "Es un lujo -añade- contar con dos músicos así".

"Me ha dicho mi esposa que si no compongo me deja", responde el músico riéndose cuando se le pregunta por su faceta como compositor.