Archivo de Público
Martes, 1 de Febrero de 2011

Nuevas "minicirugías" no superan demasiado a laparoscópica común

Reuters ·01/02/2011 - 15:00h

Por Lynne Peeples

Una nueva técnica quirúrgica con incisiones mínimas no proporcionaría demasiadas ventajas por sobre la cirugía mínimamente invasiva tradicional, sugiere una comparación de los dos tipos de cirugías laparoscópicas de la vesícula.

"Es realmente difícil superar la laparoscopía convencional", dijo el autor principal del estudio, doctor Shiva Jayaraman, de la University of Toronto.

La extirpación quirúrgica de la vesícula se usa principalmente para tratar los cálculos biliares. El procedimiento estandarizado "cerrado" (no se abre el abdomen con una incisión grande) debutó en 1987 para superar las cicatrices y el dolor de la técnica anterior.

El equipo de Jayaraman revisó la literatura para identificar los estudios que habían comparado la laparoscopía tradicional de vesícula con el nuevo enfoque más cosmético: la minilaparoscopía. Halló 18 estudios, entre 1999 y el 2007, sobre más de 1.500 pacientes.

La posibilidad de falla de una técnica quirúrgica, y de tener que ser finalizada con otra técnica, fue poco más de dos veces más alta en los pacientes operados con la minilaparoscopía que con la versión convencional: el 10 frente al 4 por ciento.

Aun así, mientras que la falla quirúrgica en una laparoscopía convencional se resuelve con una cirugía abierta, la falla en una minilaparoscopía se podría resolver con una laparoscopía convencional.

Además, la mayor tasa de falla de la minilaparoscopía sólo reflejaría la novedad del procedimiento para los cirujanos y los problemas que tendrían para aprender a realizarla.

Las incisiones más pequeñas y los instrumentos miniatura que se usan durante una minilaparoscopía proporcionaron mejores resultados. Al mes de la cirugía, los pacientes calificaron sus cicatrices con 1 en una escala del 1 al 10, mientras que el grupo tratado con la laparoscopía convencional asignó un promedio de 3 puntos.

La mayoría de los pacientes tratados con laparoscopía convencional o minilaparoscopía para extirpar la vesícula reciben el alta del hospital el mismo día y regresan a trabajar entre cuatro y seis semanas después. Los participantes tratados con minilaparoscopía retomaron sus actividades algo antes que los operados con laparoscopía convencional, publica Annals of Surgery.

"Eso, para la sociedad, es ahorro porque se pierden menos días laborales", indicó el autor.

La duración de la cirugía y el riesgo de complicaciones, como hemorragias e infecciones, fueron similares entre los dos grupos. Ningún paciente murió por la cirugía.

El equipo necesario para realizar una minilaparoscopía eleva el costo de la intervención, aunque la reutilización de los instrumentos debería equipar los precios. Una laparoscopía convencional cuesta unos 7.000 dólares.

Para los autores, se necesitan más estudios para conocer los costos y los beneficios de la minilaparoscopía y si existen diferencias entre las técnicas.

"La cirugía de vesícula por laparoscopía convencional es muy buena en el tratamiento mínimamente invasivo, cosmético y efectivo de enfermedades de la vesícula. Ambas técnicas son muy seguras. Si el resultado cosmético es importante para el paciente, la mejor opción sería entonces una minilaparoscopía", dijo Jayaraman.

FUENTE: Annals of Surgery, febrero del 2011