Archivo de Público
Lunes, 31 de Enero de 2011

Sánchez Arévalo conjura su propia crisis personal con la comedia "Primos"

EFE ·31/01/2011 - 14:39h

EFE - Los protagonistas del tercer largometraje del cineasta Daniel Sánchez Arévalo; Raúl Arévalo, Quim Gutiérrez y Adrián Lastra (i a d), posan ante el cartel anunciador durante la presentación del filme hoy en Madrid.

El cineasta Daniel Sánchez Arévalo vuelve a la cartelera con su tercera película, "Primos", una comedia en la que, como ya sucediera en sus dos largometrajes anteriores, importan tanto las pequeñas historias como el hilo argumental, en este caso, su propio drama personal conjurado con buenos momentos cómicos.

Sánchez Arévalo, que debutó en 2006 con la exitosa "AzulOscuroCasiNegro", un drama en el que ya destacó su selección de actores -los mismos con los que después hizo "Gordos" (2009) y, ahora, "Primos"-, hizo esta comedia casi por "necesidad vital":

"Estaba en un momento de mi vida de crisis: personal, profesional... estaba cansado, necesitaba parar, necesitaba aire, luz y cierta ligereza en mi vida, y me di cuenta de que otra manera de hacerlo era esta", desvela el director en una entrevista con EFE.

Y así llegó a "Primos", como una forma de conjurar la depresión y la profundidad de la vida: "Quería hacer una película sencilla -no simple, puntualiza- y que fuera un canto a la vida, al optimismo" y con pistas de cómo enfrentarte a una crisis de manera diferente a la que se supone que es la natural: es decir, "regodearte en tu mierda y deprimirte".

La película, que llega a las pantallas españolas el próximo viernes, 4 de febrero, cuenta cómo Yolanda (Nuria Gago), novia de Diego (Quim Gutiérrez), decide que no se casa días antes de la boda, pero él acude a la cita acompañado de su familia, por si acaso cambia de opinión.

Como esto no sucede, sus primos y amigos de la infancia Julián (Raúl Arévalo) y José Miguel (Adrián Lastra), un jovencísimo militar traumatizado y tuerto, deciden llevarle en busca de Martina, su primera novia (Inma Cuesta), por ver si aclara sus sentimientos, o al menos, se olvida de Yolanda.

La vuelta de estos personajes a las fiestas del pueblo de su infancia (Comillas, donde se ha rodado íntegramente) tiene más que ver con un retorno a la adolescencia, a "esos momentos de la vida en que no es tan difícil tomar una decisión y no hay que pensar las cosas tanto y es más sencillo tirar para adelante, un retorno al Peter Pan", explica el director.

Reconoce que hay mucho de él mismo en estos tres chicos "tratando de buscar su sitio en el mundo y encontrar a la mujer de su vida: la necesidad de amar y ser amado", aunque puntualiza que también es un canto a la familia en el más amplio sentido de la palabra, incluidos sus amigos actores, a los que considera "más que primos".

Un sentimiento que tanto Antonio de la Torre, genial en el papel de Bachi -un borracho muy tranquilito que vive pendiente de lo que le pase a su hija, que no le habla-, como Quim Gutiérrez comparten, y que Raúl Arévalo amplía después de este rodaje a Lastra, actor, músico, bailarín y cantante.

"Han sido como unas vacaciones pagadas", dice del rodaje Arévalo, a lo que Gutiérrez puntualiza que la "frescura" de los actores en escena solo se consigue después de mucho trabajo.

Todos ellos afirman -unos de otros- que el "punto" de Daniel es "saber elegir actores con un talento apabullante" y dar a los personajes la energía necesaria para situar la acción, ya sea en drama, ya en tono de comedia: "Es más que hacer chistes", dice Gutiérrez.

No es de "carcajada", puntualiza De la Torre a EFE, sino "muy tierna, con mucha sonrisa y muy buenas historias de personajes. Me gusta mucho cómo está contado: la música, el paisaje. La película va entrando como el cuchillo en la mantequilla", comenta el candidato al Goya por su payaso asesino en "Balada triste de trompeta".

"Es una mezcla de géneros: una peli de personajes y comedia, con muy buena dirección, pero contando historias que llegan, que emocionan", resume el actor malagueño, con 33 películas a sus espaldas y un Goya por "AzulOscuroCasiNegro".

"Habla del miedo a estar solo", apunta Inma Cuesta, una actriz curtida en el musical a la que le hubiera gustado que su personaje fuera un poco más "gamberro".

Ahora, Sánchez Arévalo probablemente se sumergirá de nuevo en la tragedia, que "le sale enseguida", dice sonriendo, y adelanta que prepara "un dramón protagonizado por mujeres", después de haber hecho una cinta "de tíos". Y primos.

Alicia G.Arribas