Archivo de Público
Lunes, 31 de Enero de 2011

Estudio no halló pruebas de que el cohosh negro dañe el hígado

Reuters ·31/01/2011 - 16:31h

Por Amy Norton

A pesar de registros de daño hepático en usuarias de cohosh negro para aliviar los síntomas de la menopausia, una revisión de ensayos clínicos con una de las principales marcas de esa hierba no halló pruebas de causalidad.

El extracto de cohosh negro, una planta de América del Norte, se comercializa como una forma "natural" de la terapia de reemplazo hormonal (TRH) y se usa para aliviar los sofocos y otros síntomas de la menopausia.

No existen pruebas sólidas de su efectividad y hasta se cuestiona su seguridad. Casos de inflamación hepática e insuficiencia hepática en una pequeña cantidad de usuarias de cohosh negro llevaron a países como Australia y el Reino Unido a exigir el uso de etiquetas de advertencia en el producto.

Pero se desconoce si la hierba había causado el daño hepático, ya que los investigadores no habían podido registrar el consumo de alcohol o el uso de fármacos en las participantes.

Según publica la revista Menopause, los autores de la revisión combinaron los resultados de cinco ensayos clínicos publicados en los que se había utilizado cohosh negro Remifemin.

Juntos, habían incluido a más de 1.100 usuarias de ese producto o de una sustancia de comparación (placebo o medicamento hormonal llamado tibolona) durante entre tres y seis meses.

El equipo halló que 88 mujeres abandonaron los estudios, pero que ninguna lo había hecho por un nivel anormal de enzimas hepáticas, un signo posible de daño en el hígado.

Y no hubo prueba de que el cohosh negro generara alteraciones dañinas en las enzimas hepáticas. El 5 por ciento de las participantes de ambos grupos desarrolló niveles anormalmente altos de una enzima hepática llamada AST.

Por otro lado, la terapia con la hierba normalizó el nivel de AST en el 62 por ciento de las 37 usuarias de cohosh negro que habían iniciado el tratamiento con niveles anormalmente altos de la enzima.

La revisión estuvo a cargo del doctor Belal Naser, de Schaper & Brummer GmbH & Co., en Alemania, firma que produce Remifemin.

Un experto que no participó del estudio opinó que los resultados coinciden con otras pruebas de que el cohosh negro es seguro para el hígado.

El doctor Richard B. van Breemen, profesor de la Escuela de Farmacia de la University of Illinois en Chicago, participó de un ensayo clínico en el 2009 para comparar el cohosh negro con un placebo, terapia de reemplazo hormonal y trébol rojo, otra alternativa contra los síntomas de la menopausia.

En un año, el cohosh negro no había superado al placebo en el alivio de los sofocos y la sudoración nocturna, pero tampoco hubo prueba de que la hierba dañara la función hepática.

"Aunque el cohosh negro no previno los sofocos en las participantes menopáusicas de nuestro estudio, hallamos que era seguro. En especial, observamos que no era hepatotóxico", dijo Van Breemen.

Este ensayo, que se había realizado con fondos de los Institutos Nacionales de Salud de Estados Unidos, no se incluyó en la revisión limitada al uso de Remifemin. Esto, para Van Breemen, es una debilidad del nuevo estudio.

Aun así, dijo: "La conclusión (...) de que el cohosh negro no causa daño hepático coincide con los resultados de nuestra investigación y otros ensayos clínicos".

En general, los expertos aconsejan que las usuarias de cohosh negro lo suspendan y consulten al médico ante cualquier signo de toxicidad hepática, como dolor abdominal, orina oscura o ictericia (color amarillento de la piel y el globo ocular).

Un tratamiento de tres meses de Remifemin (tabletas) cuesta 30 dólares en Estados Unidos, casi lo mismo que Premarin, un fármaco de reemplazo hormonal.

FUENTE: Menopause, online 11 de enero del 2011