Archivo de Público
Lunes, 31 de Enero de 2011

"Un niño de 10 años no lo entenderá"

Estefanía de Mirandés, experta del BIPM

·31/01/2011 - 08:30h

Estefanía de Mirandés, experta del BIPM.

1. ¿Cuál es su papel en el proyecto para redefinir el kilo?

Soy adjunta al director de la sección que investiga las unidades de masa en la Oficina Internacional de Pesas y Medidas (BIPM).

2. ¿Por qué hay que redefinir el kilo?

El problema es que habíamos acordado que el kilogramo es una constante y no lo es. No podemos saber si el original ha perdido o ganado peso porque no podemos compararlo a nada cuyo peso no haya podido cambiar también, como sucede con las otras réplicas de la pesa original. La única forma sería compararlo con una magnitud que sabemos seguro que no ha cambiado, como la masa de un electrón o la constante de Planck.

3. ¿Cómo afectará el cambio a los libros de texto?

No se sabe cuándo se va a aceptar la nueva definición, pero cuando se haga, va a ser una revolución. Por eso hemos decidido que coincidan las redefiniciones de kilo, amperio, kelvin y mol. Con el cambio, se va a ganar estabilidad, porque el kilo será lo mismo ahora que dentro de 1.000 años. Si entonces quisiéramos explicarle lo que es el kilo a un extraterrestre, ya no tendríamos que enviarle una pesa, sino sólo su medida expresada en función de la constante de Planck.

4. ¿Qué beneficios aportará?

En teoría, para saber lo que era un kilo, tenías que venir hasta las oficinas del BIPM. Ahora, la medida va a ser universal y durará a largo plazo.

5. ¿Será ahora más difícil aprender lo que es un kilo?

La gente de la calle no va a notar los cambios, pero sí los escolares. Es una gran ocasión para dar a entender las unidades y de dónde salen. Por ejemplo, la actual definición de metro ya se basa en una constante: la velocidad de la luz. No creo que un niño de 10 años entienda la constante de Planck, pero sí que hay valores constantes en la naturaleza.

6. ¿Por qué se ha elegido la constante de Planck y no la de Avogadro?

Ambas se están usando en los experimentos, pero se ha elegido la de Planck porque se expresa en kilogramos por metro cuadrado partido por segundo y facilita fijar un nuevo valor para el amperio.

Noticias Relacionadas