Archivo de Público
Lunes, 31 de Enero de 2011

Caja Madrid saldrá a Bolsa de forma inminente

Rato lo anunciará este lunes en la rueda de prensa en la que explicará las cuentas

V. ZAFRA ·31/01/2011 - 00:59h

El presidente de La Caixa, Isidro Fainé, y el de Caja Madrid, Rodrigo Rato, en una rueda de prensa de la CECA en mayo pasado. dani pozo

El Gobierno ha lanzado un ultimátum a las cajas de ahorros con su anuncio de que va a elevar las exigencias de capital y ha montado un revuelo en el sector, en el que quien más quien menos prepara la solución para llegar a los nuevos mínimos de solvencia impuestos.

La Caixa ya anunció la semana pasada su opción (se convertirá en banco y hará una ampliación de capital) y Caja Madrid hará hoy lo propio. Su presidente, Rodrigo Rato, comparece en rueda de prensa -por primera vez desde que accedió al cargo- y anunciará la salida a Bolsa del banco creado a raiz de la fusión con otras seis entidades.

Rato ya tiene prácticamente ultimada la fórmula, que pasará por la entrada de capital privado en el nuevo banco, aseguraron a Público fuentes cercanas a la operación.La caja tenía otras salidas para conseguir el capital que la hace falta para cumplir la nueva normativa pero se ha decantado por esta opción porque, entre otras cosas, es la que permite tener unos ratios de solvencia más moderados.

En la caja no quisieron ayer adelantar cuál será su estrategia y se remitieron a la rueda de prensa de hoy.

La entidad necesitará entre 2.000 y 2.500 millones de euros para alcanzar el 8% de core capital (el peso del capital sobre los riesgos que asume la entidad) que se va a exigir con la nueva normativa. Si el valor del grupo (integrado también por Bancaja, Caja Insular de Canarias, Caixa Laietana, Caja Ávila, Caja Segovia y Caja Rioja) es similar al del nuevo banco de La Caixa (unos 20.000 millones), para captar esos 2.000 millones tendría que vender algo menos del 10% de sus acciones.

Caja Madrid tiene la opción de vender todo el paquete de acciones a un mismo accionista, como podría ser un fondo soberano extranjero o incluso un banco internacional, o bien puede hacer una colocación entre inversores minoristas e institucionales.

La caja anunciará hoy unos resultados de 2010 muy similares a los del año anterior, a diferencia de la mayoría del resto de bancos y cajas que los han reducido. También comunicará unos elevados saneamientos para cubrir la morosidad.

Cuando Caja Madrid intente atraer en el mercado esos fondos, La Caixa también hará lo propio con una colocación de 1.500 millones en bonos convertibles en acciones, y las cosas se pondrán muy difíciles para el resto de cajas que intenten salir para conseguir el dinero que necesitan para alcanzar ese 8%, que puede llegar al 10% si no se cotiza y se tiene una dependencia elevada de los mercados mayoristas.

Quizá por eso (y por las críticas que ha recibido el largo plazo que se ha dado al plan) el Gobierno va a adelantar de septiembre a marzo el momento en el que las cajas podrán ser nacionalizadas, como adelantó ayer El País. Inicialmente, se planteó que llegado septiembre se inyectaría capital (a cambio de acciones) a aquellas que no tuvieran posibilidad de llegar al mínimo establecido. Ahora se lo darán desde marzo a las que lo soliciten, aunque antes tendrán que convertirse en bancos.