Viernes, 11 de Enero de 2008

Clara Rojas: "No sé nada de Ingrid Betancourt desde hace tres años"

En sus primeras declaraciones también ha expresado su deseo de "recoger ya a Emmanuel", su hijo nacido en cautiverio y que se encuentra acogido en Bogotá

AGENCIAS ·11/01/2008 - 07:21h

Las dos detenidas, a su llegada a Venezuela. TELESUR

Clara Rojas, que junto a Consuelo González fue liberada ayer por la guerrilla de las FARC, ha afirmado que desde hace tres años no sabe de Ingrid Betancourt y está preocupada por las condiciones en que se encuentra. Según Rojas, la guerrilla las había separado de Betancourt por motivos de seguridad. Antes de que las separaran, llevaban 20 días caminando sin parar.

En sus primeras declaraciones, Clara Rojas también ha expresado su deseo de "recoger ya a Emmanuel", su hijo nacido en cautiverio, y que las FARC entregaron al cuidado de una persona que, a su vez, lo llevó al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF), un organismo estatal de asistencia infantil. 

"Presidente Chávez, no se cómo decir ni cómo expresarle mi agradecimiento por su gestión humanitaria", manifestó por su parte Consuelo González, quien le pidió además "no bajar la guardia" con el tema de los secuestrados. 

Rojas y Betancourt fueron secuestradas el 23 de febrero de 2002, mientras González de Perdomo permanecía en poder de las FARC desde el 10 de septiembre de 2001. 

 

Entrega en plena selva 

Ambas fueron entregadas en un punto de la selva del departamento colombiano del Guaviare (sur), en una operación conjunta de Colombia y Venezuela. En la misión humanitaria participó el ministro venezolano del Interior, Ramón Rodríguez Chacín; el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la senadora colombiana Piedad Córdoba, y el embajador cubano en Caracas, Germán Sánchez. 

Las dos políticas fueron llevadas de inmediato a la base venezolana de Santo Domingo, y desde allí, en un rápido transbordo a aviones ejecutivos, viajaron a Caracas donde las recibieron sus familiares y el presidente Chávez. 

El gobernante venezolano las recibió en las escaleras del palacio de Miraflores, sede del Gobierno, donde se les rindieron honores especiales como la interpretación de los himnos de Colombia y Venezuela. 

Los familiares de las dos mujeres liberadas permanecían en la capital venezolana, ciudad a la que se desplazaron cuando se puso en marcha un primer intento de liberación que fracasó el pasado 31 de diciembre. 

Tras la puesta en libertad de las colombianas el presidente Uribe dio las gracias a Chávez en un discurso por radio y televisión, casi dos meses después de que cancelara la mediación del gobernante venezolano con las FARC para la liberación de los rehenes en el marco de un acuerdo humanitario.

Noticias Relacionadas