Viernes, 11 de Enero de 2008

El Madrid respeta la Copa

Un golazo de Higuaín equilibró en apenas dos minutos el tanto de Trejo, pero Arango da la victoria al Mallorca por 2-1. Dudek emuló a Casillas y Saviola tuvo el 2-2 en un tiro a bocajarro

ENRIQUE MARÍN ·11/01/2008 - 07:33h

Guti disputa un balón en el partido de ayer contra el Mallorca en el ONO Estadi. EFE

A diferencia de Manzano, que aprovechó la Copa para dar minutos a muchos de sus suplentes, Schuster, tal vez escarmentado de la eliminatoria ante el Alicante, apenas dio bola a dos o tres de sus reservas habituales. Ya lo anunció el alemán en la víspera: "Van a jugar algunos titulares, queremos la Copa". Más claro, imposible.

Sin Casillas, la principal concesión junto a Van Nistelrooy, y con una zaga improvisada por las lesiones, Schuster dispuso un centro del campo con Gago, Guti y Sneijder. Mucho toque y sin Diarra. Es decir, mucho más toque, aunque no necesariamente mejor.

Pese a la generosa y nada precavida propuesta madridista y al ímpetu de los no habituales del Mallorca, el partido tuvo un arranque plagado de imprecisiones. Jóvenes talentos bermellones como Tuni, Víctor y el argentino Trejo inquietaban a la defensa madridista con descarada facilidad, mientras el Madrid se limitaba a tocar, pero de oído.
Al cuarto de hora Víctor a punto estuvo de batir a Dudek, aunque el polaco emuló a Casillas y acertó en el mano a mano.

El Mallorca llevaba todo el peso del partido, algo habitual esta temporada cuando se tiene enfrente al Madrid, y el primer aviso de los blancos no llegó hasta el minuto 21 con Raúl como protagonista.

El gol de Trejo, regalo en cadena del Madrid, fue rápidamente neutralizado por Higuaín, que enganchó un voleón. La misma historia de siempre. El mismo guión. Mientras sus rivales necesitan tres o cuatro ocasiones claras para apuntarse una, al Madrid le sobra media para marcar. Y eso que faltaba su hombre gol y el mejor socio de Raúl.

Lesión de Trejo

La lesión de Trejo en una jugada en la que la grada de Son Moix reclamó penalti de Dudek sobre el argentino obligó a Manzano a mover banquillo. Entró Arango, quien al poco de arrancar la segunda parte se encargó de volver a poner a su equipo por delante en el marcador. Dudek, tapado por Pepe, se tragó su disparo lejano y centrado. La duda es si Casillas la habría adivinado. De Iker, cualquier cosa.

Schuster refrescó el equipo con Balboa y Saviola, y el argentino tuvo el empate nada más salir, precisamente a pase de Balboa, pero Moyà desvió su remate a bocajarro. Dudek volvió a ser protagonista ante Arango y al final el 2-1 se antoja como un resultado justo.

Noticias Relacionadas