Viernes, 11 de Enero de 2008

55-56. El Panathinaikos impone su jerarquía en el Palau

EFE ·11/01/2008 - 00:51h

EFE - El base del Axa F.C. Barcelona, Pepe Sánchez (d), y el jugador del Panathinaikos griego, Saras Jasikevicius (i), durante el partido correspondiente a la undécima ronda del grupo C de la Euroliga de baloncesto disputado en el Palau Blaugrana de Barcelona.

La jerarquía y el peso específico del Panathinaikos, campeón de Europa, se impuso en el Palau Blaugrana frente a un Barcelona entusiasta y arropado por un público entregado, pero incapaz de contrarrestar el poderío del equipo griego (55-56) en los momentos decisivos.

Sufrió el Barcelona su primera derrota de la temporada en casa ante un Panathinaikos que apeló a su poderío defensivo y al extraordinario acierto exterior de Tsartsaris para imponerse en la pista azulgrana. Lo hizo por un punto, suficiente ventaja para seguir encabezando el grupo C, pero sin brillo y con un porcentaje en tiros de dos (21 por ciento) impropio de su categoría.

En un partido de ida y vuelta, con un marcador corto pero que sufrió grandes virajes, el Barça no fue capaz de llevar el ritmo del encuentro a su terreno. Cuando subió las revoluciones, sorprendió al contragolpe y dejó boquiabierto al campeón. Pero en cuanto se conformó con los ataque estáticos y aceptó el plan de viaje del Panathinaikos, se quedó sin argumentos. En el cuerpo a cuerpo, los griegos son sencillamente mejores.

Centrado en crecer desde la defensa, fiel al ideario de su técnico, el Barcelona comenzó mucho más enchufado que su rival. Pero no tuvo un plan B para frenar a Tsartsaris, un 'cuatro' con el acierto anotador de un base, más cómodo en el 6,25 que en la pintura. Sus estadísticas fulminaron al Barcelona: cinco triples de nueve intentos.

El protagonismo de Tasartsaris en el primer cuarto lo recogió en la reanudación Roger Grimau, capitán del Barcelona y encargado de reactivar a su equipo desde el coraje y la ambición. Dos contragolpes le sirvieron para poner por delante al Barça (22-18, min. 14) y lanzar a su equipo hacia un parcial de 14-2.

Se quedó el Panathinaikos en siete puntos en el segundo cuarto, dato que refleja el desconcierto del campeón. Sin acierto en el tiro y desbordado por los contraataques del Barcelona, el equipo de Obradovic alcanzó el descanso con alivio. Sólo Diamatidis, con cinco puntos consecutivos, (29-23, min. 19) suavizó su sonrojante porcentaje.

Obligado a reaccionar tras el descanso (31-23), por una cuestión de orgullo deportivo, el Panathinaikos se aplicó en defensa. Obradovic puso en pista un cinco de peso -Spanoulis, Jasikevicius, Diamantidis, Batiste y Tsartsaris- que comenzó a anular al Barcelona.

Una falta antideportiva de Batiste rescató al Barça cuando expiraba el tercer periodo, tradicional calvario para el equipo azulgrana. Acker anotó los tiros libres y Basile apuró el crono para equilibrar el partido (44-44, min. 30).

Presidido por una igualdad máxima, el partido se decidió en el último suspiro. Frente al campeón, el Barcelona desaprovechó un parcial de 11-0 en el último periodo, y lo pagó con la derrota.

Cuando había encarrilado el encuentro (49-44), se desinfló el conjunto de Ivanovic. Recibió un incomprensible parcial de 0-8 que animó al Panathinaikos y ni siquiera con un 54-52 a falta de medio minuto supo amarrar el partido.

Roger Grimau, pilar del Barcelona en los momentos decisivos, todo arrojo, desperdició una posesión a falta de 18 segundos, cuando el Barcelona perdía por un punto (54-55) que sentenció el choque.

Diamantidis anotó un tiro libre (54-56) y Grimau tuvo en su mano la prórroga, pero sólo anotó su primer tiro libre (55-56), punto final a la primera derrota del Barcelona en el Palau frente a un Panathinaikos poco brillante, pero enormemente efectivo, muy al gusto de su competitivo entrenador.

Ficha técnica:

55 - Axa Barcelona (15+16+13+11): Lakovic (9), Acker (4), Basile (7), Fran Vázquez (4), Kasun (6), -cinco inicial-, Pepe Sánchez (2), Trias (2), Marconato (4), Grimau (17) e Ilyasova (-).

56 - Panathinaikos (16+7+21+12): Becirovic (-), Diamantidis (8), Zizic (-), Tsartsaris (20), Winston (2), -cinco inicial- Jasikevicius (4), Batiste (4), Spanoulis (8), Hatzivrettas (7) y Dikoudis (3).

Árbitros: Brazauskas (LIT), Belosevic (SCM) y Viator (FRA). Sin eliminados.