Jueves, 10 de Enero de 2008

Blanco retoca la lista de Madrid para poner a De la Rocha y Barranco

El número dos del Gabinete de Presidencia y el portavoz de IS rechazan ir en puestos no seguros

G. LÓPEZ ALBA ·10/01/2008 - 23:06h

El PSOE cerró ayer sus candidaturas para las elecciones de marzo con la siempre conflictiva lista de Madrid. Esta ocasión no ha sido tampoco la excepción.

El secretario de Organización, José Blanco, ultimó los detalles con el secretario del partido en Madrid, Tomás Gómez, por delegación del comité federal de listas. No fueron detalles menores.

A expensas de cambios de última hora que mañana pueda introducir el Comité Federal, al que corresponde la ratificación final, Ferraz modificó la lista aprobada por el comité regional madrileño para introducir dos nuevos candidatos y modificar el puesto de otros varios.

De la Rocha e IS

Con el respaldo de UGT, Manuel de la Rocha, abogado estrechamente vinculado al sindicato que dirige Cándido Méndez, fue incluido en el número 13, como adelantó Público el martes. De la Rocha fue durante años portavoz de Izquierda Socialista (IS), en cuya representación fue elegido diputado en la legislatura 1993-96, pero ahora, aunque sigue perteneciendo a esta corriente, IS no le reconoce como cuota propia.

Su principal portavoz, Juan Antonio Barrio de Penagos, que figuraba inicialmente en el puesto 18, se ha visto desplazado al 21. Ante ello, adelantó a este periódico que, si no se corrige su posición, rechazará figurar en la candidatura madrileña, en la que en 2004 fue en el puesto 14.

Otro de los portavoces de la corriente, José Antonio Pérez Tapias, ocupa el cuarto puesto por Granada, a priori de segura elección.

Esta es una de las vertientes conflictivas de la candidatura aprobada.

Equilibrios madrileños

Otras tienen mucho que ver con los equilibrios internos del partido en Madrid y la cuota de influencia de su nuevo secretario general. Gómez había incluido en el puesto 13, el que ocupará De la Rocha, al alcalde de Alcorcón, Enrique Cascallana, para compensarle por el ascenso de otros influyentes ediles de la Comunidad. El propio Gómez es ahora secretario regional, Pedro Castro (Getafe) preside la Federación de Municipios y Manuel Robles (Fuenlabrada) está en la ejecutiva regional. Pero las normas internas del PSOE obligaban a Cascallana a elegir entre ser diputado o ser alcalde. La solución final ha sido que sea candidato al Senado, con lo que se abrió el hueco a De la Rocha.

Pero Gómez suscitó una nueva complicación al reclamar la inclusión en la lista del Congreso de su mentor político, el ahora senador Juan Barranco, el único superviviente de la mesa camilla madrileña -Joaquín Leguina y José Acosta han sido descabalgados- y el único senador socialista por Madrid -con su traslado al Congreso se asegura de paso la elección de Cascallana-.

La inclusión de Barranco -sumada a la de De la Rocha- hizo correr la lista hacia abajo y desplazó las opciones de Enrique Guerrero, director adjunto del Gabinete de Presidencia del Gobierno, del puesto 13 que Blanco había pensado para él hasta el 16.

Según el Publiscopio, el PSOE obtendría en Madrid 15 escaños. Guerrero optó por rechazar la oferta ante ese horizonte y el hecho de que tendría que renunciar a su cargo actual para presentarse como candidato sin garantía de salir elegido, aunque la previsión es que los dos secretarios de Estado que figuran en puestos seguros -Trinidad Jiménez y Jaime Lissaveztky- renunciarán al escaño tras las elecciones.

Narbona y Jiménez

La dirección federal corrigió también la "anormalidad" de que una secretaria de Estado -Trinidad Jiménez- tuviera un puesto de prelación respecto de una ministra -Cristina Narbona-. Finalmente, ambas intercambian sus puestos.

La práctica totalidad del resto de las candidaturas del resto de circunscripciones se han ratificado tal y como fueron aprobadas por las distintas federaciones.