Archivo de Público
Domingo, 30 de Enero de 2011

El Parlamento da el voto de confianza a Salehí, nuevo ministro de Exteriores

EFE ·30/01/2011 - 10:07h

EFE - El Parlamento iraní concedió hoy el voto de confianza a Alí Akbar Salehí (en la imagen), el hombre elegido por el presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, para dirigir la cartera de Asuntos Exteriores. EFE/Archivo

El Parlamento iraní concedió hoy el voto de confianza a Alí Akbar Salehí, el hombre elegido por el presidente del país, Mahmud Ahmadineyad, para dirigir la cartera de Asuntos Exteriores.

Según la televisión estatal, 146 de los 290 diputados que forman la Asamblea votaron a favor, 60 lo hicieron en contra y 35 se abstuvieron mientras que el resto no acudió a la sesión parlamentaria.

Así, Salehí obtiene por estrecho margen la aprobación para un puesto al que, según la prensa oficial, el Parlamento ya le vetó en el primer mandato de Ahmadineyad, en 2005.

La votación no ha estado exenta de polémica, ya que algunos diputados han puesto en duda la aptitud del nuevo ministro para el puesto a tenor de su currículum académico.

El diputado Dariush Ghanbarí declaró a la agencia de noticias local IRNA que no había votado a favor ya que el título presentado por Ahmadineyad no tiene relación con el Ministerio para el que ha sido elegido.

El presidente destituyó el pasado 13 de diciembre por sorpresa a su ministro de Asuntos Exteriores, Manoucher Mottakí, cuando éste se hallaba de viaje oficial a África y ya colocó en su lugar "de forma provisional" a quien es considerado uno de sus más estrechos colaboradores.

Salehí, que desde hace año y medio es la cara del controvertido programa nuclear iraní, está considerado uno de los halcones en el pulso atómico que la Teherán mantiene con las grandes potencias mundiales.

Gran parte de la comunidad internacional, con Estados Unidos y el Reino Unido a la cabeza, acusan al régimen iraní de ocultar, bajo su programa nuclear civil, otro de naturaleza clandestina y ambiciones bélicas cuyo objetivo sería adquirir armas atómicas, alegación que Irán rechaza.