Archivo de Público
Viernes, 28 de Enero de 2011

¿Estarían vinculados cálculos renales y la obstrucción arterial?

Reuters ·28/01/2011 - 22:11h

Por Leigh Krietsch Boerner

Los adultos jóvenes que tuvieron cálculos renales tendrían más riesgo de sufrir una obstrucción arterial, sugirió un nuevo estudio.

Sin embargo, aclaró que ésto no prueba una relación causal entre ambos problemas, sino que tendrían un origen común, publicó Journal of Urology.

"Las personas con cálculos renales serían algo así como señales de alarma", dijo el doctor Marshall Stoller, profesor de urología de University of California, San Francisco, y autor del estudio.

Menos del 4 por ciento de las personas desarrolló cálculos renales en algún momento de los 20 años de estudio; en ellas, el riesgo a desarrollar una obstrucción arterial aumentó un 60 por ciento.

Se tiende a pensar en un cálculo renal como un problema urinario, "pero hay que comprender que el riñón es un filtro sanguíneo" y que también da signos de problemas arteriales, dijo Stoller.

El colesterol alto, la hipertensión, el tabaquismo y la diabetes elevan el riesgo de sufrir una obstrucción arterial, que puede causar infarto y accidente cerebrovascular (ACV).

Estos dos problemas, juntos, les causaron la muerte a más de 589.000 personas en el 2005, según American Heart Association.

Que las personas con cálculos renales tengan más riesgo de sufrir una obstrucción arterial no es una sorpresa, indicó Andrew Evan, profesor de medicina de Indiana University-Purdue University, Indianápolis, y quien no participó del estudio.

El 5 por ciento de los adultos de Estados Unidos tuvo cálculos renales, según National Institute of Diabetes and Digestive and Kidney Diseases; una cifra levemente mayor que en un estudio hecho con más de 5.000 adultos jóvenes, de entre 18 y 30 años, controlados durante 20 años.

En el examen del año 20, el equipo analizó el grosor de la pared de las arterias carótidas de los participantes. (Una pared más gruesa que lo normal es signo de un proceso de obstrucción arterial).

Allí, el equipo halló que las personas que habían tenido cálculos renales tenían un 60 por ciento más riesgo de tener una obstrucción arterial que el resto de los participantes.

Pero, dado que el equipo unificó en un grupo a todos los participantes que habían tenido cálculos, que pueden aparecer por diversos motivos, el autor sostuvo que se necesitan más estudios para confirmar estos resultados.

En tanto, recomendó beber suficiente cantidad de líquido para eliminar unos 2 litros por día y reducir la cantidad de sal y carne en las comidas para reducir el riesgo a desarrollar cálculos renales.

Y American Heart Association aconseja hacer ejercicio, no fumar y comer saludablemente para reducir el riesgo de sufrir una obstrucción arterial.

"Es una señal de alarma. Los cálculos renales son la punta del iceberg", insistió Stoller.

FUENTE: The Journal of Urology, online 19 de enero del 2011.