Jueves, 10 de Enero de 2008

La norma sobre el régimen de visitas de los abuelos, a debate

Desconcierto entre las asociaciones ante la propuesta del PP de reformar su propia ley

Marta Suárez ·10/01/2008 - 21:37h

Los niños son los principales víctimas de los enfrentamientos entre sus progenitores. DANI POZO

La pretensión del Partido Popular de revisar la situación de los abuelos que no pueden ver a sus nietos sorprendió ayer a las asociaciones de mayores y a algunos abogados expertos en esta materia. Estos colectivos recordaron que fue el Gobierno del propio José María Aznar el que, en 2003, garantizó este derecho de los nietos en los casos más problemáticos.
Ahora los conservadores sopesan incluir en su programa electoral una modificación de esa misma norma, aunque, de momento, no concretan en qué consitiría la reforma de la ley que ellos mismos aprobaron. En este sentido, se limitan a indicar que desean "potenciar el contacto entre abuelos y nietos", y detectar si hay algún déficit en la normativa actual.

Marisa Viñes, presidenta de la Asociación de Abuelos y Abuelas en Marcha (Abumar), explica que su colectivo está "satisfecho con la modificación del Código Civil que abrió un cauce legal para que los abuelos no fueran los grandes olvidados de estos procesos". La presión de Abumar logró en el 2003 que los abuelos tuvieran un régimen de visitas similar al de los padres separados.

No hay demanda social

Altamira Gonzalo, presidenta de la asociación de mujeres juristas Themis, no entiende la oportunidad de esta propuesta dado que "afortunadamente" estos conflictos son "escasos" y, a su juicio, no existe en estos momentos una demanda social. En cualquier caso, Gonzalo recuerda que los conflictos existen, que están en manos de la Justicia y que hay que tener en cuenta que el tiempo de "los niños no se estira como el chicle".

Existen situaciones "dramáticas" en las que estos mayores dejan de ver a sus nietos de un día para otro. Las causas no son sólo las separaciones y los divorcios. El principal factor que aleja a un niño de sus abuelos es el fallecimiento de uno de sus progenitores.

También hay casos que nada tienen que ver con la familia política: el enfado entre un progenitor y su padre también aleja a los niños de sus abuelos. Los expertos coinciden en que el elemento común de todos los casos es que las consecuencias de estos enfrentamientos las sufren siempre los mismos: los niños.