Archivo de Público
Viernes, 28 de Enero de 2011

El PP ofrece su "disposición favorable" al acuerdo

El PSOE emplaza a los conservadores a sumarse al pacto social

M. Á. M. / Y. G. ·28/01/2011 - 01:00h

El principio de acuerdo alcanzado entre el Ejecutivo, los sindicatos y la patronal para sentar un punto de partida común en la futura reforma de las pensiones fue aplaudido por el PSOE y el Ejecutivo con dos palabras: muy positivo.

Sin atreverse a descorchar la satisfacción hasta que el compromiso no se firme, los socialistas creen avalado el anteproyecto de reforma que aprobará hoy el Gobierno.

Duran dice que el acuerdo llega tarde pero "más vale tarde que nunca"

"Estamos dando un paso muy importante para España", solemnizó el número dos del PSOE y ministro de Fomento, José Blanco, valorando "muy positivamente" el acuerdo. A su juicio, un futuro pacto con los agentes sociales y económicos "supondrá "una apuesta por el empleo".

"Es una demostración evidente de una sociedad y unos sindicatos maduros y de un Gobierno con capacidad de diálogo", aplaudió el secretario de organización socialista, Marcelino Iglesias, que situó el compromiso anunciado ayer en una "vía de no retorno".

Los socialistas son conscientes de que, encarrilado el pacto social, queda un largo trecho por completar en el Parlamento para extenderlo a las fuerzas políticas antes del verano, como es su objetivo.

El PNV espera a conocer el texto pero recuerda que apoyó el dictamen

La izquierda minoritaria será, según señalan, irreductible. CiU y el PNV han allanado el camino ya y los socialistas confían ahora en vencer cualquier reticencia por parte del PP.

"El consenso social es muy importante y también lo será el político", señaló el portavoz socialista en el Congreso, José Antonio Alonso, que coordinará la negociación política a partir de la próxima semana con el ex ministro y diputado Jesús Caldera, que invitó al PP a sumarse al pacto.

"No nos tiene que invitar nadie porque estamos ya en el acuerdo político, ya que muchas de las recomendaciones que aprobó el Congreso son del PP", respondieron fuentes del Grupo Popular directamente implicadas en la negociación.

Contradicción en el PP

Aún así, a lo largo de ayer, el PP vertió reacciones contradictorias. Primero, Javier Arenas, vicesecretario de política autonómica y local, habló de una "predisposición favorable" de su partido al pacto. Y horas después, Cristóbal Montoro, el portavoz económico de la formación, enfrió este optimismo insistiendo en que no se había contado con el PP para la negociación y acusando al jefe del Ejecutivo de sembrar "dudas y desconfianza" en torno al pacto. El propio Rodríguez Zapatero llamó por teléfono a Mariano Rajoy para explicarle los términos del acuerdo social.

El PP insistió en que para posicionarse debe analizar antes, "una a una", las medidas que integran el acuerdo. En cualquier caso, el líder del PP almorzó ayer con algunos alcaldes de capitales gobernadas por su partido y les transmitió su impresión "favorable" sobre el acuerdo. Varios de los regidores congregados le trasladaron la contradicción que resultaría de descolgarse de un gran acuerdo como este y salieron de la cita con la impresión de que los conservadores se sumarán.

CiU y el PNV aplazaron cualquier valoración formal del acuerdo al momento de su firma y a la aprobación hoy del anteproyecto de reforma de las pensiones por parte del Gobierno. Aún así, desde ambas formaciones señalaron que su postura no ha cambiado desde el martes, cuando respaldaron en el Congreso al PSOE a la hora de aprobar el dictamen de la comisión del Pacto de Toledo. La sintonía se mantiene.

El portavoz del Grupo Catalán, Josep Antoni Duran i Lleida, aplaudió el acuerdo y remarcó que las reformas emprendidas por el Gobierno "llegan tarde, aunque más vale tarde que nunca".

Zapatero telefoneó a Duran horas antes de hacerse público el pacto para transmitirle su impresión "positiva". Ayer contactó también con el vicepresidente primero, Alfredo Pérez Rubalcaba, el presidente de la CEOE, Juan Rosell, y el secretario general de UGT, Cándido Méndez, para conocer el alcance del compromiso.