Archivo de Público
Viernes, 28 de Enero de 2011

Las cajas alertan del riesgo de que se cierre el grifo del crédito

El PP critica al Gobierno por errar el camino y por no contar con la oposición

V. Z. ·28/01/2011 - 01:00h

EFE - Xabier Iturbe y José María Méndez, ayer, en las jornadas de IE y PwC.

Lo peor que le puede pasar a una economía es que sufra un credit crunch, que es el término financiero que se utiliza para denominar el cierre total del grifo del crédito. Si eso ocurre, se paraliza todo. Y ese es uno de los riesgos que corre en este momento la economía española a juicio del presidente de la Kutxa, Xabier Iturbe, que alertó ayer de que las fuertes exigencias de capital que se van a fijar a bancos y cajas pueden provocar que muchas entidades estén tentadas de cerrar totalmente el grifo hasta septiembre, que es el momento en el que el Banco de España decidirá quiénes necesitan dinero público. Iturbe alertó, además, de que será difícil que las cajas convenzan a inversores privados de que les presten su dinero porque todavía no se pueden valorar correctamente sus activos, y añadió que existe el peligro de que los inversores que estén dispuestos a hacerlo no sean los más convenientes.

El secretario de economía y empleo del PP, Álvaro Nadal, se mostró todavía más crítico con el nuevo plan y afeó la conducta del Ejecutivo de no haberlo negociado con su partido como sí hizo en las reformas anteriores del sector. Para Nadal, este no es el camino correcto ni la solución porque lo lógico es limpiar primero el balance y después elevar el capital. Con las nuevas exigencias, se hace al revés y, por tanto, existe el riesgo de que se deje de dar crédito y de que, además, los contribuyentes tengan que invertir en entidades que no están saneadas.

Frente a esas ideas, José Manuel González-Páramo, miembro del comité ejecutivo del BCE, aseguró en las mismas jornadas, organizadas por IE Business School y PwC, que una mayor solvencia por parte de las entidades les permitirá conceder más crédito. Por eso, les apremió a recapitalizarse cuanto antes. El próximo director general de la CECA (patronal de cajas), José María Méndez, prefirió no ahondar en las críticas con la excusa de que todavía quedan muchos detalles por conocer y destacó las ventajas de esta normativa para las cajas: tendrán accionistas nuevos, reducirán la influencia política, y habrá más profesionalidad y más posibilidades de capitalización, sin las cuales no hubieran sobrevivido.

En Bruselas, el comisario europeo de Mercado Interior y Servicios, Michel Barnier, aseguró que el plan presentado por España va en buen camino, al tiempo que anunció que en los nuevos test de estrés no se aumentará el número de entidades que examinarán Alemania o Francia, informa Daniel Basteiro.

El fondo de ayudas a la banca (Frob) emitió ayer deuda por 3.000 millones.