Archivo de Público
Jueves, 27 de Enero de 2011

Sólo algunos hombres deberían usar fármaco sida para prevención

Reuters ·27/01/2011 - 20:05h

Por Maggie Fox

Sólo los hombres gay y bisexuales en alto riesgo deberían usar el medicamento contra el VIH Truvada de Gilead para protegerse a sí mismos del virus del sida, indicaron el jueves funcionarios federales de Estados Unidos en el primer consejo oficial sobre el uso del fármaco.

Un estudio publicado en noviembre mostró que la píldora, que combina dos medicamentos contra el sida, reducía casi un 44 por ciento la tasa de infección del VIH en los hombres gay y bisexuales en alto riesgo de contraer el virus. Incluso funcionó mejor si los varones empleaban la medicina de manera permanente.

Algunos médicos ya han estado usando este enfoque experimental, llamado profilaxis previa a la exposición, o PrEP. Esta indicación del fármaco no está aprobada por la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos, que autorizó el uso de Truvada para tratar la infección con VIH.

Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades decidieron emitir ciertos lineamientos para los médicos que quieran prescribir la medicación para proteger a personas con elevado riesgo de infección con el virus letal e incurable.

"Existen los temores de que sin una orientación temprana, se puedan desarrollar varias prácticas de PrEP inseguras y potencialmente menos efectivas entre los proveedores de atención médica y los hombres que tienen sexo con otros hombres que comiencen a usar la PrEP en las próximas semanas y meses", indicaron los CDC en su escrito.

"ESPECIAL DE SABADO POR LA NOCHE"

Por ejemplo, las personas podrían verse tentadas a usar otros fármacos contra el VIH que no han demostrado prevenir la infección, podrían intentar tomar las píldoras sólo ocasionalmente, no controlarse primero para saber si portan el virus ni recibir el asesoramiento adecuado.

"Seamos realmente claros: el uso de esta medicación no es una licencia para el sexo inseguro ni tampoco un especial de sábado por la noche", dijo el doctor Michael Horberg, vicepresidente de la Asociación Médica del VIH y director de VIH y sida de Kaiser Permanente en California.

"No se puede tomar simplemente una píldora como si uno se estuviera preparando para salir el sábado a la noche", añadió.

Las guías de los CDC destacan este punto.

Hasta que se establezca la seguridad y eficacia de la PrEP en ensayos actualmente en desarrollo con poblaciones con alto riesgo de contraer VIH por otras vías de transmisión, la PrEP debería considerarse sólo para los hombres que tienen sexo con otros hombres".

Los varones gay y bisexuales en alto riesgo son aquellos que tienen relaciones frecuentes, y sin protección, con otros.

Los pacientes deberían ser evaluados para asegurarse que no son portadores del virus y deben ser asesorados sobre otras formas de protegerse, incluido el uso habitual de preservativos, añaden los CDC.

Truvada cuesta 1.000 dólares por mes en Estados Unidos.

"El fármaco sólo es un elemento de todo el proceso", expresó Horberg.

"Existen los controles, las visitas al consultorio, el asesoramiento preventivo adecuado, que intentan asegurar que los pacientes también están usando condones, etc.", añadió.

Se requerirán pruebas regulares para comprobar que el medicamento no esté dañando los huesos o los riñones, dos efectos colaterales conocidos de la medicación contra el VIH, según explicó el especialista.

"No sabemos los efectos reales a largo plazo del uso de estas medicinas en pacientes no infectados con VIH", finalizó Horberg.