Archivo de Público
Jueves, 27 de Enero de 2011

El PSOE se marca la eficacia como reto autonómico

Los socialistas debaten este fin de semana su programa electoral

G. L. A. ·27/01/2011 - 08:10h

MARTA JARA - Zapatero, con la plana mayor de la ejecutiva del PSOE, en una de sus reuniones.

"Es el momento de situar la eficacia como objetivo prioritario de las administraciones españolas". Esta es la premisa a partir de la que el PSOE quiere desarrollar el programa marco para las elecciones autonómicas de mayo, que se aprobará este fin de semana en una convención a la que asistirán 2.500 dirigentes y candidatos territoriales. Los socialistas repetirán dentro de 15 días el cónclave, pero en clave municipal.

El PSOE plantea, según las bases del manifiesto elaboradas por la dirección federal, que los gobiernos autonómicos inexcusablemente deben ponerse "al servicio de la recuperación económica y la creación de empleo", con tres pautas de actuación: austeridad en el gasto, eficiencia en la gestión y defensa de los servicios públicos. Y, según se añade en este borrador, la crisis económica debe ser aprovechada también como "una oportunidad para revisar las prácticas desarrolladas, introducir mejoras en las mismas y redimensionarse".

El manifiesto aboga por "redimensionar" administraciones

El borrador del documento destaca que, "frente a la actitud del PP de cuestionar el Estado autonómico", los socialistas creen que la participación de las comunidades autónomas "es imprescindible para lograr el impulso económico, la estabilidad presupuestaria y la creación de empleo". Con este fin, aboga por "perfeccionar su funcionamiento" con medidas orientadas a "racionalizar y practicar una política de austeridad en el gasto público; la defensa de los servicios públicos esenciales, que hoy son competencia de las comunidades autónomas (sanidad, educación, servicios sociales), y la salvaguarda de la cohesión social".

Austeridad y servicio público

El PSOE considera que "la contención y eventual reducción del gasto autonómico no debe perjudicar la calidad de nuestros servicios públicos, sino que debe realizarse mediante ahorros que no incidan en ellos". Así, señala que es el momento "de aunar fuerzas para asegurar la sostenibilidad de prestaciones y servicios públicos a los que la ciudadanía tiene derecho, promoviendo sistemas de colaboración interadministrativa que permitan ahorrar costes, racionalizar el crecimiento y aprovechar a fondo las capacidades específicas de cada comunidad para mejorar la vida de los ciudadanos".

Asume la "asociación entre comunidades" para cooperar

Proponen, como conclusión, "un nuevo impulso autonómico" centrado en "la asociación y en la cooperación entre comunidades, en el trabajo conjunto con el Estado y en el impulso a la movilidad y el dinamismo interautonómico". Es decir, se plantea un refuerzo de la "cooperación horizontal" entre las comunidades, largamente reclamada por algunos presidentes, como el extremeño Guillermo Fernández Vara, además de la que se desarrolla entre los distintos niveles territoriales de gobierno.

El contraste con el PP

Además, el PSOE aprovecha la oportunidad para "denunciar el discurso contradictorio del PP, que evidencia las contradicciones entre lo que predican sus dirigentes nacionales y lo que hacen sus dirigentes territoriales". Mientras que sus propuestas se mantienen en la ambigüedad hasta la convención, en este punto de crítica al PP el borrador sí desciende hasta el detalle: "Dicen abogar por la austeridad, pero cuentan con gobiernos autonómicos y municipales altamente endeudados (Ayuntamiento de Madrid); plantean una política de confrontación institucional en lugar de la cooperación entre sus gobiernos autonómicos y el Gobierno central; y desmantelan los servicios públicos al tiempo que boicotean los avances sociales impulsados por el Gobierno socialista (Ley de Ayuda a la Dependencia)".

En definitiva, los socialistas reivindicarán que el Estado autonómico "se encuentra consolidado y sigue siendo un instrumento útil y eficaz" para conseguir la recuperación económica igual que fue "una pieza clave en la transformación económica y democrática de España".