Jueves, 10 de Enero de 2008

Desmantelada una bomba de ETA colocada en 1991

Las reformas de un hotel de Torrevieja destapan un artefacto explosivo del que alertó la banda hace 17 años

AGENCIAS ·10/01/2008 - 20:32h

EFE / MORELL - Vista de la fachada del Hotel Cano.

Efectivos de la Guardia Civil han retirado hoy una bomba de ETA de un hotel de Torrevieja (Alicante). Sin embargo, no se trata de un nuevo atentado de la banda terrorista, sino más bien de uno antiguo. De hace unos 17 años concretamente. El artefacto fue colocado en 1991 y aunque en su momento el hotel fue registado, no se pudo localizar ya que se encontraba "muy oculto". Contenía 300 gramos de pólvora con un "alto" porcentaje de aluminio, según fuentes del Instituto Armado.

Un obrero encontró hoy el artefacto explosivo que contenía una "pequeña carga" y estaba "muy deteriorado" en el hotel Cano, que estaba siendo reformado, tras sufrir un incendio. "Al ver su deterioro" lo cogió con sus manos ante de alertar del hallazgo a la Guardia Civil.

Según ha relatado, al mover una plancha de madera correspondiente a un falso techo de un cuarto de baño observó "un paquete" con "dos pilas de petaca" y cables de plástico dañados. Tras cogerlo con sus manos, lo trasladó hasta el garaje del hotel, desde donde llamó a la Guardia Civil para alertar del hallazo.

Minutos después, especialistas del TEDAX, ayudados por perros adiestrados, retiraron el artefacto, que según fuentes próximas a la investigación, está "deteriorado" y contiene "una pequeña carga explosiva de pólvora".

Este hallazgo se ha producido a primera hora de esta tarde en el hotel Cano, ubicado en la calle Zoa de Torrevieja, a raíz de las obras de remodelación que se están llevando a cabo en este establecimiento, y que permanece cerrado al público a causa de estos trabajos.

Disponible desde 1991

El 24 de mayo de 1991 una llamada anónima en nombre de ETA alertó de la colocación de tres artefactos explosivos, uno en un restaurante de Santa Pola y dos en sendos hoteles de Torrevieja, uno de ellos el hotel Cano.

Los dos primeros artefactos hicieron finalmente explosión sin causar daños personales, mientras que el tercero no fue localizado por las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado a pesar de las seis horas que dedicaron a su búsqueda.

El operario autor del hallazgo ha relatado que aquel día -24 de mayo de 1991- mostró a los agentes su disponibilidad a colaborar en la búsqueda del artefacto, ya que recientemente había participado en las labores de construcción y acondicionamiento de este hotel.