Archivo de Público
Miércoles, 26 de Enero de 2011

El gobierno de Mubarak veta las manifestaciones en la calle

El Ejecutivo ordena a la policía reprimir las protestas, que ya han dejado cinco muertos en todo el país

PÚBLICO.ES ·26/01/2011 - 11:31h

Las protestas en Egipto contra el presidente Hosni Mubarak están tomando una dimensión que difícilmente podrá terminar sin cambios en el Gobierno. El Ejecutivo prohibió esta mañana las manifestaciones en las calles de todo el país, pero la medida no tuvo el efecto esperado ya que varios cientos de personas volvieron a concentrarse en el centro de la capital, El Cairo, pidiendo la caída del Régimen.

Algunas informaciones apuntan a la muerte de otra persona esta mañana que eleva los fallecidos a cinco. Ayer, dos manifestantes y un policía perdieron la vida en las revueltas y esta madrugada un cuarto fallecía en un hospital de la capital por heridas de balas de goma durante las cargas policiales.

Mientras las imágenes de las manifestaciones de ayer comienzan a inundar las webs de intercambio de vídeos, esta mañana el presidente del partido opositor Wafd, Al Sayed Badawi, explicaba en la cadena qatarí Al Jazeera sus exigencias para frenar las protestas: un nuevo Gobierno de unidad nacional, la disolución del Parlamento y el adelanto de los comicios con una reforma electoralque dé lugar a un sistema de representación proporcional. Esta mañana se ha conocido que el secretario egipcio de la Unión del Mediterráneo ha presentado su dimisión.

La principal preocupación del Gobierno es limitar las concentraciones en la calle. El Ministerio de Interior anunciaba esta mañana que "no se permitirá ningún movimiento provocador o reuniones de protesta o marchas o manifestaciones organizadas, y se adoptarán procedimientos legales inmediatos y los participantes serán entregados a las autoridades".

La huida de Gamal

No existe un dato oficial, pero la prensa extranjera habla de centenares de detenidos. Además, el Gobierno de Mubarak estaría tratando de cerrar el acceso a las redes sociales en Internet para impedir que los opositores se organicen.

Twitter confirmó esta mañana que se ha censurado el acceso desde Egipto y lanzó el siguiente mensaje: "Creemos que el intercambio abierto de información y posturas beneficia a las sociedades y ayuda a los gobiernos a conectarse mejor con sus pueblos".

Las protestas tienen la misma base que las que ya han acabado con la disolución del régimen de Ben Alí en Túnez. Los manifestantes se quejan por el alza de los precios de los alimentos y el paro en el país y además sospechan que Mubarak, que llegó al Gobierno en 1981 tras un atentado, estaría planeando alargar su dominio preparando la sucesión a su hijo Gamal.

Según el diario The Guardian, el vástago de Mubarak podría haber llegado a Londres durante la noche en un vuelo procedente de El Cairo por temor a las protestas, aunque la información está sin confirmar.

El centro de las manifestaciones en la capital está siendo la plaza Tahrir, de donde los opositores dijeron que no pensaban moverse hasta que no cayera el Gobierno.