Jueves, 10 de Enero de 2008

Solbes evita ser el "martillo de los precios" y descarta más medidas

Asegura que no hay crisis y que en el cuarto trimestre de 2007 la economía creció al 3,5%

BELÉN CARREÑO ·10/01/2008 - 20:17h

Año nuevo, nuevo modelo de comparecencia. El vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, decidió ayer, a petición propia, comparecer en la Comisión de Economía del Congreso para explicar la lluvia de malos datos económicos que han arreciado en los últimos días. Solbes, con buen tono y mejor humor, hizo una intervención en la que mostró su talante como titular de Economía. Intentó transmitir tranquilidad ante la coyuntura descargando una batería de datos positivos concentrados en los logros de la legislatura socialista.

Sólo la inflación (que según el dato provisional repuntó al 4,3% en 2007), rompió el optimismo de su discurso hasta el punto de reconocer que "puede y debe" suscitar preocupación.
Pese a que el actual nivel de precios "supone una erosión de la renta disponible familiar", Solbes cree que el movimiento inflacionista "se agotará en sí mismo". Por lo tanto, cree que "nada sería peor que adoptar medidas de choque [...] que sólo influyen a corto plazo en los síntomas y crean distorsiones económicas" y rechazó erigirse en "martillo de los precios". En este sentido, apeló a las medidas estructurales que el Gobierno ya ha abordado, como la mejora de la eficiencia energética, la liberalización del mercado o la investigación puesta en marcha por la Comisión de Competencia.


Esta actitud de esperar y ver ante la escalada de los precios no fue del agrado del resto de grupos políticos de la comisión de Economía. Con especial fervor el diputado del Partido Popular, Vicente Martínez Pujalte, recordó al ministro que, en su opinión, "la inflación es el impuesto más injusto" e instó a tomar medidas concretas. Pujalte abogó por recortar el gasto público como dique de contención de los precios. Además, reiteró que una bajada de impuestos aliviaría la situación económica de las familias.


El resto de las agrupaciones también expresaron su preocupación por la subida de los precios, pero soslayaron la posibilidad de una crisis, al incidir en el buen tono de la economía.


Crecimiento en línea
Precisamente, Solbes remarcó los altos niveles de crecimiento sostenidos durante la legislatura (3,7% de media) cuya desaceleración "no sorprende" al Gobierno. Anticipó que en el cuarto trimestre de 2007, la economía creció al 3,5%, lo que cumpliría con su objetivo de crecimiento del 3,8% anual.  "No hay crisis", sentenció con contundencia a la vez que aseguró que "si la hubiera" la economía española está preparada para afrontarla gracias al superávit del Estado. "Seré muy tozudo pero voy a seguir trabajando para conseguir superávit", asumió Solbes que también se definió como "optimista por naturaleza".

 

La economía entra en campaña y los partidos políticos despliegan sus argumentos electorales 

Martínez Pujalte: «Para gestionar la crisis, su carácter es un problema»

El diputado del PP, Vicente Martínez Pujalte, fue el encargado ayer de dar la réplica al ministro de Economía en sustitución del portavoz de economía del PP, Miguel Arias Cañete de viaje en Cantabria. Pujalte sostuvo un discurso especialmente agrio en el que atribuyó al carácter “poco valiente” de Solbes como el principal problema a la hora de afrontar la coyuntura. Pujalte aseguró que el Gobierno socialista carece de credibilidad y que los agentes económicos se han acercado durante la legislatura al Gobierno “no para hablar de economía, sino para resolver sus negocios privados”. La propuesta del diputado del PP pivotó sobre la reducción del gasto público y la bajada de los impuestos como receta para la dinamización de la economía. Pese a que aseguró que iba “predispuesto a no hacer catastrofismo”, el representante conservador esbozó un panorama especialmente sombrío de la economía española donde aseguró que las familias “están sufriendo”. El diputado se mostró muy inquieto durante las tres horas y media que duró la comisión, con continuas entradas y salidas de la sala y comentarios en voz alta hacia el resto de los portavoces. El resto de las agrupaciones discreparon de su visión crítica de la economía. 

Espaldarazo del PSOE

Diego López Garrido, el portavoz parlamentario del grupo socialista, hizo de álter ego del vicepresidente económico en la comisión. Su intervención muestra el apoyo incondicional del partido con la gestión de Solbes así como la importancia del tema económico en la campaña socialista. Garrido destacó los buenos registros de España ante la OCDE y acusó al Partido Popular de falta de “inteligencia económica”. 

 La vehemencia de IU...

El coordinador general de Izquierda Unida, Gaspar Llamazares, tomó ayer las riendas de la crítica económica a la gestión socialista. Calificó de “edulcorada” la visión expresada por Solbes de la economía e insistió en su preocupación por el repunte del desempleo. El diputado mantuvo el semblante serio y la compostura a lo largo de la comparecencia frente al alboroto del resto de diputados. 

...Y el agravio de CiU

Josep Sánchez Llibre  defendió la postura de CiU  “lejana al alarmismo”. Sin embargo, calificó de “inmoral” no aplicar el superávit financiero al recorte de impuestos e instó a bajar el IVA de la factura eléctrica de las empresas. El diputado encajó mal una risa de la bancada socialista ante la premura con la que incitaba a Solbes (48 horas) a estudiar las propuestas y abandonó la sala visiblemente ofendido.