Archivo de Público
Miércoles, 26 de Enero de 2011

Caja Madrid tiene que captar 2.500 millones

El efecto de la nueva normativa

PÚBLICO ·26/01/2011 - 03:19h

El efecto de la nueva normativa.

Caja Madrid. Varias opciones para cumplir

El SIP liderado por Caja Madrid, denominado Banco Financiero y de Ahorros, es el mayor grupo de cajas de España (tras fusionarse con Bancaja y otras cinco entidades) y siempre sale en las quinielas como la que más dinero necesita para recapitalizarse. Incluso con el endurecimiento de las normas, la cifra que requerirá no será demasiado elevada. Rondará los 2.500 millones de euros, según los cálculos de varios analistas, que auguran que, cuando el próximo lunes el grupo presente sus cifras, anunciará un ‘core capital' de entre el 6,5% y el 7%. Todo depende de si opta por hacer muchos saneamientos o por elevar sus ratios de capital. Para conseguir el dinero que le haría falta para cumplir las nuevas exigencias, la caja tiene la posibilidad de sacar a cotizar su banco o bien puede vender algunas participaciones en las que tiene plusvalías, como su 15% de Mapfre o su 10,3% de International Airlines Group (la compañía surgida de la fusión de Iberia y British Airways). En todo caso, la decisión del Gobierno provocará que las siete cajas integrantes de la fusión aceleren el traspaso de todos sus activos al nuevo grupo.

Banca Cívica. Salir a bolsa "lo antes posible"

Banca Cívica ya anunció hace meses que pretende salir a bolsa cuanto antes. El anuncio del Gobierno no va a suponer un cambio en sus planes, pero sí puede ser un revulsivo para intentar acelerar esta operación, pese a que la situación de los mercados hace muy difícil cualquier colocación. El presidente de Caja de Burgos (entidad integrada en Banca Cívica), José María Arribas, reafirmó ayer la voluntad de Banca Cívica de salir a bolsa "lo antes posible" y de reforzar su solvencia a través de la inversión privada.

Novacaixa-Galicia. Más ventas

La fusión de las cajas gallegas tenía que hacer muchos ajustes antes de resultar rentable. Las nuevas exigencias no les ayuda mucho y además les obliga a convertirse en banco, algo que no tenían previsto. Para alcanzar la solvencia exigida, esta entidad podría tener que vender activos, como por ejemplo su participación en Banco Gallego. Ayer anunció que tiene una tasa de morosidad del 39,8% con constructores y promotores inmobiliarios (los créditos morosos ascienden a 4.437 millones, de los 11.150 millones en préstamos).

Cajas catalanas. Más FROB

Tanto Catalunya Caixa como Unnim ya habían anunciado su intención de pedir más dinero al fondo de rescate, después de suspender las pruebas de estrés del pasado julio. Ambas entidades necesitan más de 1,5 puntos extra de capital para llegar a las nuevas exigencias (en torno a 900 millones la primera y unos 400 millones la segunda). Catalunya Caixa anda además en conversaciones para una fusión con Banco Sabadell. Ayer cumplieron su compromiso de transparencia con la exposición al ladrillo. La más grande informó de una tasa de morosidad del 27% con promotores y constructores, y la pequeña, del 34,5%.