Archivo de Público
Miércoles, 26 de Enero de 2011

El 0-8 es agua pasada

Guardiola prevé una "dura" semifinal

CESC GUIMERÀ ·26/01/2011 - 08:30h

Guardiola, ayer, a su llegada a la sala de prensa. - ZUERAS

Los precedentes casi nunca son un baremo antes de un nuevo partido y en este caso todavía menos. Ha pasado relativamente poco tiempo desde el 0-8, antecedente más inmediato entre Barça y Almería, pero ha llovido mucho. El conjunto andaluz llega a las semifinales de la Copa con aires renovados por la presencia de Oltra en el banquillo y después de abandonar el pozo de la clasificación en la Liga.

"Ha pasado mucho tiempo, tiene nuevo entrenador y se encuentra dentro de una dinámica diferente", aseguró ayer Guardiola, que también advirtió de la peligrosidad de un rival que, al igual que el Betis en la anterior eliminatoria, llega al Camp Nou sin presión y nada que perder. "En mi vida he visto nunca unas semifinales sencillas, siempre son duras", añadió el técnico azulgrana, que recordó que el Almería disputa "la eliminatoria más importante de su historia".

El cuadro andaluz afronta el partido con la condición de ser el mejor conjunto de la competición. Suma seis victoria en seis partidos, en gran medida gracias al papel de Ulloa, autor de seis goles en la Copa y tres más en las últimas dos jornadas ligueras que han servido a los almerienses para sacar un empate ante el Real Madrid (1-1) y vencer a Osasuna (3-2). Guardiola advirtió de la amenaza que supone el delantero argentino: "Es un punto de referencia en ataque, alto y goleador. Con un jugador de este perfil pueden aprovechar la velocidad de Piatti y Crusat, descargar balones largos o ayudar a salir de la presión. Tenemos que procurar que esté alejado del área".

En defensa, precisamente, se centran las principales dudas del once azulgrana que saltará hoy al Camp Nou. Alves se ejercitó con normalidad junto al resto de compañeros durante la mayor parte de la sesión de ayer y el técnico no descartó su presencia en el equipo, una vez recuperado de la lesión muscular que sufrió ante el Málaga. Por contra, Guardiola sí cerró las puertas a la presencia de Puyol. El capitán continúa con molestias en la rodilla izquierda y puede permanecer fuera del equipo durante dos o tres semanas. "No hay pautas de recuperación y todo dependerá de su evolución", manifestó el técnico azulgrana.