Archivo de Público
Martes, 25 de Enero de 2011

Un mes de lucha contra las descargas

Los caminos inescrutables de una ley

PÚBLICO ·25/01/2011 - 09:28h

19 de diciembre

El apagón de las webs

Dos días antes de que el Congreso se pronunciara sobre la ‘ley Sinde', una veintena de páginas de enlaces (‘Cine Tube', ‘Series Yonquis', ‘El rincón de Jesús'...) se fundieron en negro. Sólo se podía leer el siguiente mensaje: "Si se aprueba la ‘ley Sinde', esta página desaparecerá. Internet será una tele más, al servicio del poder. Por la libertad de expresión en la red. No a la censura. No a la Ley Sinde. No al cierre de webs".

21 de diciembre

El Congreso tumba la ley

En una jornada maratoniana, el PSOE no logró recabar el apoyo de ningún partido para la ‘ley Sinde'. Tras la retirada de PNV y CiU, un intento de pactar a última hora con el PP resultó infructuoso. Los conservadores pidieron la retirada del canon digital a cambio de su voto a favor. Pasadas las diez de la noche, el PSOE se quedó solo y la ley, más de un año después de ser anunciada, fracasaba.

24 de diciembre

Sinde no se rinde

El día de Nochebuena, Ángeles González-Sinde eligió una librería de Pozuelo (Madrid) para dar una entrevista a ‘Público' en la que afirmó que la ley seguía adelante. Sinde explicó que se volverían a sentar con los partidos: "Ahora se abre una puerta al consenso. Es importante que muchos partidos estén demostrando que esa ley sí es necesaria".

30 de diciembre

De la Iglesia pide paso

El cineasta Álex de la Iglesia se reúne en la Academia de Cine con varios perfiles influyentes en internet (los abogados David Bravo y David Maeztu, el empresario Julio Alonso y el presidente de la Asociación de Internautas, Víctor Domingo, entre otros) que se oponen frontalmente a la ‘ley Sinde'. Según fuentes consultadas por ‘Público', a la ministra no le gustó nada esta reunión y mostró su escepticismo sobre los resultados. Sin embargo, la conclusión es que hubo entendimiento y que seguirían las reuniones.

7 de enero

La cena del miedo

Convocado por la ministra Sinde, el editor Amador Fernández-Savater acude a una cena-reunión en el Ministerio de Cultura junto a otros artistas para hablar de las descargas. El 12 de enero publica sus conclusiones sobre la reunión en su blog dibujando un panorama estremecedor: "Es el miedo quién gobierna, el miedo conservador a la crisis de los modelos dominantes". El texto provoca un auténtico ‘tsunami' en internet. Días después, Fernández-Savater solicita en una entrevista con Público "una moratoria de la ‘ley Sinde".

20 de enero

PP y PSOE, cerca del acuerdo

El jueves 20 de enero se produce una reunión clave para desatascar la ‘ley Sinde'. La ministra de Cultura se reúne con Soraya Sáenz de Santamaría y el diputado del PP José María Lassalle para cerrar los últimos flecos. El interés del PP por apoyar la ‘ley Sinde' es mayúsculo, debido a la presión que está recibiendo por parte de determinados editores. Asimismo, si se aprueba la ley se quitan un problema para la próxima legislatura, cuando los populares esperan estar en el poder.

21 de enero

La ley de Álex

Al día siguiente, Álex de la Iglesia hace llegar a Sinde y Santamaría una alternativa a la ‘ley Sinde' firmada por David Maeztu, abogado especialista en Propiedad Intelectual que asistió a la famosa reunión de la Academia de Cine. Su intención es que el texto logre el consenso de todas las partes (internautas, industria cultural y políticos) y se introduzca como una enmienda el lunes 24 en el Senado. Sin embargo, esa misma noche se filtra el rumor en internet y el texto sale a la luz, sin lograr el apoyo de los especialistas de internet.

23 de enero

De la Iglesia exige debate

En una entrevista exclusiva con Público, el presidente de la Academia de Cine apuesta por acercar posiciones: "Hay que mediar entre dos posturas enfrentadas. Y son posturas enfrentadas de manera intencionada, no son contrapuestas. Todo el mundo está de acuerdo en decir no al todo gratis. Es un punto de partida enorme". A última hora de la tarde, PSOE, PP y CiU llegan a un acuerdo para salvar la ‘ley Sinde' en el Senado.