Jueves, 10 de Enero de 2008

Penas de prisión para castigar la revuelta birmana

La Junta dicta entre ocho y tres años de prisión a 13 activistas que tomaron parte en las manifestaciones a favor de la democracia del pasado septiembre

PÚBLICO ·10/01/2008 - 20:02h

Los monjes fueron los protagonistas de la revuelta. AFP

La Junta Militar de Birmania ha impuesto penas de entre ocho y tres años de prisión a 13 activistas que tomaron parte en las manifestaciones a favor de la democracia del pasado septiembre, según Mizzima, una agencia de noticias de periodistas birmanos en el exilio.

Según esta fuente, entre los condenados hay seis monjes budistas, tres militantes del partido opositor Liga Nacional por la Democracia (LND), un estudiante universitario y tres civiles.

Un tribunal nombrado por el régimen les halló culpables de alterar el orden público, atemorizar a la población, incitar a la rebelión, golpear e insultar en protestas públicas indeseables, participar en organizaciones ilegales, y destruir la propiedad pública.

Algunos ya cumplen sus penas en las cárceles de Sittwe y Thandwe, mientras otros –la mayoría de los religiosos– continúan siendo interrogados en centros de detención del Ejército y la Policía e incluso en un asilo para enfermos mentales de Rangún, la mayor ciudad del país, según un portavoz de la LND citado por Mizzima.

La Junta Militar admite 15 muertos y unos 3.000 detenidos durante la represión de las protestas encabezadas por los monjes, mientras la ONU sostiene que hubo 31 fallecidos. La disidencia en cambio calcula 200 muertes y más de 6.000 detenciones.

El ex primer ministro de Singapur Lee Kuan Yew, aún activo en política como ministro sin cartera de un país famoso por la limpieza de sus calles y los bajísimos índices de delincuencia, criticó el pasado martes la dureza e “irracionalidad” del régimen militar birmano: “Los generales son personas inflexibles convencidos de saber capear cualquier sanción internacional”.

Lee Kuan Yew cree que sólo Tailandia, China e India pueden ejercer su influencia para presionar a la Junta hacia una democratización de Birmania.

Noticias Relacionadas