Archivo de Público
Martes, 25 de Enero de 2011

Del separatismo al islamismo radical

Un nuevo atentado que apunta a independentistas chechenos siembran el terror en Rusia

PÚBLICO ·25/01/2011 - 04:25h

El líder radical Doku Umarov.

Un nuevo atentado que apunta a independentistas chechenos siembran el terror en Rusia.

El origen: Un pueblo contra el imperio ruso

Chechenia pertenece al territorio ruso desde el siglo XIX, cuando un general del imperio decidió ocupar esta parte del Cáucaso. La población chechena, en su mayoría musulmana, nunca aceptó la dominación rusa. El himno checheno exalta orgullo y valor. El régimen de Stalin deportó a miles de chechenos y muchos de ellos no fueron autorizados a regresar hasta los años sesenta. Tras la desaparición de la Unión Soviética, los separatistas obligaron a los habitantes rusos a abandonar Chechenia y proclamaron la independencia.

dos guerras: Bajo el control militar de Moscú

Las autoridades de Moscú respondieron a la presión separatista, en diciembre de 1994, con el envío de 20.000 soldados. Era la mayor operación militar rusa desde la guerra de Afganistán (1979-1989). El conflicto duró dos años y, el 31 de agosto de 1996, Rusia firmó un acuerdo de paz con el líder independentista Aslán Masjadov, elegido presidente de Chechenia. Sin embargo, los más radicales no abandonaron las armas y cometieron varios ataques contra los intereses rusos. En noviembre de 1996, un atentado causó la muerte de 64 personas en Dagestán. Tres años más tarde, una ola de ataques con bombas destruyó varios edificios en Moscú, Buynask, Volgodonsk y San Petersburgo y causaron más de 200 muertos. El Gobierno del entonces recién designado primer ministro Vladímir Putin culpó a los chechenos, mientras que estos achacaron los atentados a los servicios secretos rusos. El 1 de octubre de 1999, 80.000 tropas rusas atacaron Chechenia; Grozny cayó el 1 de febrero de 2000. Putin acababa de sustituir a Yeltsin en la presidencia y esa victoria le hizo ganar las elecciones de marzo. Desde entonces Chechenia bajo un férreo control apoyándose en el clan Kadyrov. Presidente de Chechenia desde 2007, Ramzán Kadyrov es hijo de Ajmat, quien presidió la república caucásica hasta su asesinato, en 2004.

La islamización: Más allá de Chechenia

Tras la primera guerra entre las fuerza rusas e independentistas, el islam fue tomando cada vez más protagonismo y el conflicto ya no sólo estaba centrado en Chechenia, sino que empezó a afectar los vecinos Daguestán e Ingusetia. El movimiento rebelde se convirtió en los años 2000 en una guerrilla islámica activa en todo el Cáucaso del Norte. Precisamente a esta época se remontan los ataques más trascendentales: en 2002, los chechenos secuestraron a unas 800 personas en el teatro Dubrovka de Moscú; 42 guerrilleros y 129 rehenes murieron en la operación de rescate del ejército ruso. Dos años más tarde, otra toma de rehenes en una escuela de Beslán acabó con la muerte de 331 rehenes, muchos de ellos niños, durante la operación de rescate. En esa fecha ya había aparecido el fenómeno de las ‘viudas negras'.

El líder: Doku Umarov

Doku Umarov, también conocido como Abu Usmán, es el actual líder del Emirato del Cáucaso, autoproclamado el 31 de octubre de 2007 y que reúne los territorios rusos de Daguestán, Chechenia, Ingusetia, Osetia del Norte, Kabarda-Balkar, Karacháevo y la estepa de Nogay. Umarov nació el 13 de abril de 1964 en Jarsenoi, un pueblo del sur de Chechenia, donde se graduó en la facultad de Construcción de Grozny. Tras luchar en las dos guerras contra Rusia, se unió a las fuerzas de Shamil Basayev, aunque desaprobó operaciones como la de la toma de rehenes de Beslán. Su modo de operación es el atentado: se atribuyó la responsabilidad del doble ataque en el metro de Moscú del año pasado y amenazó con más acciones terroristas en Rusia. Como presidente del Emírato del Cáucaso, su objetivo es echar las fuerzas rusas de su territorio e imponer la sharia (ley islámica). Umarov está casado y tiene seis hijos.

Atentados suicidas: Las viudas negras

El 29 de marzo de 2010, dos mujeres detonaron sus explosivos en el metro de Moscú, causando la muerte de 40 personas. Otras 102 resultaron heridas. Las dos terroristas suicidas eran ‘viudas negras' ("shajidka", dicen los rusos); es decir, las esposas, hermanas, hijas o sobrinas de guerrilleros muertos. En el atentado del metro, una de ellas tenía 17 años y se llamaba Dzhennet Abdurakhmanova (en la imagen, con su marido, muerto en diciembre de 2009). El fallecido líder checheno Shamil Basayev -que fue abatido en Ingusetia el 10 de julio de 2006- había llamado a todas las mujeres de "mártires" a sacrificarse. Las viudas negras protagonizan atentados desde principios de 2000.