Archivo de Público
Martes, 25 de Enero de 2011

La ley francesa no detiene las descargas

El negocio de música grabada cae un 5,9% en 2010, según datos de la industria

ANDRÉS PÉREZ ·25/01/2011 - 08:20h

Una página de descargas.ángel navarrete

La industria musical francesa presentó ayer los últimos datos sobre la evolución de su mercado para tener que constatar que, por octavo año consecutivo, su negocio decae. Y eso pese al considerable desarrollo de la llamada "oferta legal" de música online en venta y al lanzamiento de una ley contra el intercambio de archivos la ley Hadopi, de la que los industriales esperan un gran efecto disuasivo.

El volumen de negocio del sector de la música grabada ha caído en 2010 un 5,9% respecto a 2009. La cifra echa un jarro de agua fría sobre los comerciales del disco. En 2009, al haber registrado sólo una caída anual del 3,2% (respecto al 15% de 2008), pensaban estar empezando a frenar el declive de su negocio.

El nuevo dato indica que no es así. Y las compañías, especialmente las majors EMI, Sony, Universal y Warner (integradas en el SNEP), habrán tenido que conformarse en 2010 con un volumen de negocio total de 554,4 millones de euros, frente a los 589,3 de 2009.

El desglose de la cifra muestra la amplitud de la hecatombe que sufre el sector. El llamado "mercado físico", es decir la venta de CD y DVD musicales, cae un 8,9% este año. La venta online de música sube un 14,1%. Pero como ese mercado sigue representando sólo un 16% del total (frente a un 13% en 2009), su aumento no compensa el descenso general.

¿El 'efecto Jacko'?

Los responsables del SNEP se agarraron, no obstante, a hechos coyunturales para explicar el nuevo bajón. Afirmaron que 2009 fue un año positivo por la muerte de Michael Jackson y que las desastrosas condiciones meteorológicas de noviembre y diciembre habían frenado el "consumo".

No convencieron demasiado esas explicaciones. 2010 ha sido el año en el Nicolas Sarkozy ha pisado el acelerador en el apoyo de las majors en Francia. Por un lado el Gobierno instauró el llamado "cheque música joven", por el que el Estado financia al 50% las compras de música online de los jóvenes, hasta un máximo de 50 euros.

Por otro lado, 2010 ha sido el año de instauración de la ley Hadopi, cuya larga y muy publicitada creación normalmente debía tener un efecto disuasorio sobre las personas acostumbradas a intercambiar gratuitamente música y películas.