Jueves, 10 de Enero de 2008

Andalucía se pone líder en desarrollo económico

F. SAIZ/A. M. VÉLEZ ·10/01/2008 - 19:45h

Andalucía está rompiendo las pautas tradicionales de crecimiento regional y empieza a configurarse como una alternativa de desarrollo al eje del Valle del Ebro-Mediterráneo.

Así lo sugieren los resultados del último informe de coyuntura territorial de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas), que analiza la evolución por provincias de algunos de los principales indicadores del crecimiento económico durante el periodo 2000-2006.

En ese periodo de tiempo,  varias provincias andaluzas ocupan posiciones muy destacadas en los rankings de desarrollo. El caso más notable es Almería, que es la que más empleo ha creado, la que tiene una tasa de actividad más alta, la segunda en crecimiento económico y la quinta provincia española donde la población ha aumentado más.

También Málaga (primera en crecimiento y quinta en creación de empleo) ocupa posiciones destacadas, mientras el incremento del PIB en Huelva y Córdoba se ha situado también claramente por encima de la media, y Granada ha ganado también posiciones en los indicadores de creación de empleo.  

El empuje de la economía andaluza todavía no ha tenido un efecto significativo en los índices de paro y de renta, en los que las provincias de la comunidades autónomas siguen a la cola de España.

Renta familiar real

El informe de Funcas también desvela el mapa de la carestía por provincias en 2006 (Barcelona es la más cara y Badajoz la más barata). En función de ello establece también un baremo de la renta familiar ajustada, que es un concepto en el que se tiene en cuenta el nivel de precios de los bienes y servicios y las transferencias públicas de gastos sociales básicos, como educación y sanidad.

La clasificación por este tipo de renta, que refleja el bienestar real de los ciudadanos, depara algunas sorpresas. En provincias como Cuenca o Soria, que tienen una renta teórica de las más bajas de España,  las familias disponen de más dinero que en otras como Barcelona o Baleares porque el coste de la vida allí es muy inferior.