Jueves, 10 de Enero de 2008

Asociaciones familia dicen que el Ministerio de la Familia será inútil sin un presupuesto adecuado

EFE ·10/01/2008 - 08:27h

EFE - Imagen de archivo del líder del PP, Mariano Rajoy.

Las asociaciones de familia valoraron hoy la promesa de Mariano Rajoy de crear un Ministerio de Familia y poner en marcha una ley integral de apoyo a la familia -si gana las elecciones-, aunque advirtieron que este Departamento no servirá para nada si no cuenta con una dotación presupuestaria adecuada.

El presidente del Instituto de Política Familiar (IPF), Eduardo Hertfelder, dijo que la creación del nuevo Ministerio "es una buena noticia" y que "puede marcar un punto de inflexión" en el trato que las administraciones y partidos han dado hasta ahora a las familias.

Recordó que el IPF lleva tiempo planteando la necesidad de poner en marcha ambas medidas para dar a las familias "el protagonismo y apoyo político necesarios para ayudarla a superar los desafíos que nuestra sociedad le plantea".

Sin embargo, advirtió, ambas promesas serían "un gesto meramente demagógico y electoralista si no van acompañadas de otras medidas urgentes como el desarrollo de un Plan Integral de Apoyo a la Familia y un presupuesto equivalente, al menos, a la media que dedica la Unión Europea a la familia (2,2% del PIB)".

En la misma línea, la presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas, Eva Holgado, dijo a Efe que la propuesta es "muy positiva" porque se trata de una vieja demanda de la Federación que además fue enviada a todos los partidos políticos para que la tuvieran en cuenta a la hora de redactar sus programas electorales.

No obstante, puntualizó, un Ministerio por sí sólo no serviría "para nada" si no va acompañado de la dotación presupuestaria adecuada para realizar su labor "en un plano de igualdad total" respecto de otros Departamentos como Educación o Economía.

Por su parte, la presidenta de la Unión de Asociaciones Familiares (UNAF), Juana Angulo, explicó a Efe que las familias españolas no necesitan un Ministerio específico, sino ayudas transversales procedentes de todas las políticas gubernamentales como vivienda, sanidad, trabajo o educación.

A su juicio, la actual Dirección General de la Familia -dependiente del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales- es suficiente para desarrollar políticas de ayuda a la familia.