Archivo de Público
Lunes, 24 de Enero de 2011

Un pirata en la corte de Ben Alí

El blogger y activista Slim Amamou entra en el nuevo ejecutivo tunecino para luchar contra la censura del régimen anterior

D.P. ·24/01/2011 - 12:58h

Casi se podría decir que Amamou pasaba por allí. Y en cuestión de unos días pasó de ser un activista detenido y perseguido por la policía de Ben Alí, a secretario de Deportes y Juventud.

Un cambio es, pero uno muy pequeño. No se puede hablar de apertura del régimen y cambios decisivos en la transparencia y la política del gobierno de transición en Túnez por la presencia de un blogger y twittero. Y Amamou lo sabe. Sobre todo porque es conocedor de la poca influencia que tiene su ministerio en la toma de decisiones. Sin embargo se ha marcado un objetivo: luchar contra la censura en Internet. Y en ello está.

Slim Amamou, director de una empresa de desarrollo web tunecina y miembro del Partido Pirata, fue detenido hace tres semanas en los últimos estertores del régimen de Ben Alí acusado de haber participado en los ataques informáticos contras las páginas web oficiales del gobierno.

Con la fuga del ex presidente, el arresto no duró más de una semana y de pronto, se le ofreció un cargo en el nuevo Gobierno. Se le encargaría la secretaría de estado de Deporte y Juventud, aunque su principal función se centrará en el desarrollo de Internet.

Mejorar la comunicación

En una reciente entrevista con la web francesa Public Sénat, Amamou explicó que su único propósito es "contribuir a la reconstrucción del país y mejorar el diálogo".

"Internet un medio excelente para saber lo que está pasando. Voy a trabajar para que el Gobierno esté más conectado"

Sobre su papel en el Gobierno, Amamou no cree que sea exclusivamente "una forma de asegurarse el apoyo de los internautas, sino de aproximarse y de escuchar sus consejors. Es un medio excelente para saber lo que está pasando. Mi función será transmitirles todo lo que concierne a Internet, ya sea a nivel tecnológico o todo lo que piensa el Gobierno. Los jóvenes están muy conectados en Túnez, los mayores no tanto. Yo voy a trabajar para que el Gobierno esté más conectado".

Y vaya si lo ha hecho. Desde el primer minuto. Porque parte de su popularidad ha comenzado después de que decidiera narrar en directo desde el Parlamento la formación del nuevo Ejecutivo gracias a Twitter.

Amamou fue comentando minuto a minuto los nombres de los nuevos ministros y hasta la dececpción de algunos de sus compañeros de gabinete porque no llevaba corbata. "Me voy a poner una corbata sólo por cumplirles el placer a los miembros del ministerio de Justicia", decía en uno de sus tweets, mientras se regodeaba de que "un pirata se ha colado en el Parlamento".

Todo ello después de haber sido arrestado el 6 de enero y haber pasado por un interrogatorio de 5 horas. "Me detuvieron por los ataques [informáticos] de Anonymous. Te hacen creer todo tipo de cosas. Que torturan a tus amigos, a tu familia. Escuchas voces, gente que aparenta que están siendo torturados en los despachos de al lado y no es verdad. Después me pasaron al fiscal, que nos mandó a prisión [Amamou estaba en su oficina con un amigo blogger]. Tres días después, Ben Alí nos liberó. Al día siguiente se fue del país".

Eliminar la censura previa

Amamou ha continuado en los últimos días twitteando todo lo relacionado con sus reuniones y hoy mismo colgaba una foto de su nuevo despacho en su cuenta de Yfrog.

Como ha confesado, su principal preocupación es acabar con la censura en la red que estaba ejerciendo el anterior gobierno: "Me ocupo de la censura. Ahora mismo se trata de quitarle la censura a todas las webs que estaban censuradas"; y bromea con la posibilidad de que se pueda acceder a páginas porno desde el país: "Chicos, yo soy como vosotros, quiero poder ver porno tranquilo en Internet. Voy a votar al presidente que me dé eso".

Porque la función del nuevo ejecutivo es pasajera: "Éste es un Gobierno temporal para preparar las elecciones". Si al menos el ejemplo aperturista de Amamou dura más, ya se habrá ganado una batalla.