Archivo de Público
Lunes, 24 de Enero de 2011

Miles protestan en Berlín por escándalo de dioxina

Reuters ·24/01/2011 - 12:45h

Miles de manifestantes alemanes marcharon el sábado en Berlín para exigir un cambio en los métodos de la agricultura y descargar su ira en un escándalo de alimentos en el que la sustancia dioxina, que causa cáncer, fue hallada en algunos huevos, aves y carnes de cerdo.

El escándalo, originado en alimentos para animales que estaban contaminados, ha enfurecido a los consumidores, activó alertas sanitarias internacionales y afectó las ventas de huevos y carnes alemanas.

Los organizadores dijeron que 22.000 personas formaron parte de la manifestación, bajo la consigna "Estamos hartos de esto. No a la ingeniería genética, fabricas de animales y las exportaciones desleales". Otros calcularon la concurrencia en cerca de 10.000 personas.

"Tuvimos una gran relajación de los estándares ambientales y animales en los últimos años", dijo Reinhild Benning de Amigos de la Tierra, sede de Alemania. "Eso es un riesgo para los consumidores -como estamos viendo ahora con el escándalo de la dioxina- y es algo que nadie quiere".

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo en su video podcast semanal que recibía con agrado los pasos de su Gobierno para cerrar las fisuras en el sistema de controles y seguridad.

El Gobierno está separando la producción de aceites y grasas para uso industrial y agrícola, y presentando un nuevo sistema de licencias. Miles de gallinas han sido sacrificadas.

China, Corea del Sur y Hungría ya han anunciado restricciones a las importaciones de carnes alemanas después del problema que comenzó el 3 de enero.

Rusia ha expresado su preocupación y ha estado manteniendo conversaciones con funcionarios alemanes. Las dioxinas son venenos formados al quemar desechos y mediante otros procesos industriales, y han demostrado que contribuyen al aumento de las tasas de cáncer y que afectan a las mujeres embarazadas.

El viernes, autoridades alemanas que investigan el escándalo de los alimentos dijeron que habían rastreado la fuente de la dioxina a grasas usadas que habían pasado por procesos industriales.