Archivo de Público
Miércoles, 26 de Enero de 2011

Dulces sueños en la dulce Francia

Los castillos que pespuntean el valle del Loira son la quintaesencia del refinamiento francés. Algunos de ellos han sido transformados en hoteles de lujo. Auténticos palacios con historia en los que es posible recuperar el aura de un pasado intangible.

PÚBLICO ·26/01/2011 - 08:13h

Suite del Châteaux de Arpentis

Avanzar junto a las fértiles riberas del Loira y de sus afluentes -Indre, Cher, Vienne, Maine y Loir- es ir descubriendo innumerables fortalezas medievales, castillos reales, residencias renacentistas y palacios semiescondidos que durante siglos sirvieron de escenario a algunos de los más significativos momentos de la historia de Francia.

El Valle del Loira se extiende por el noroeste de Francia, entre las regiones de Pays de la Loire (Anjou) y Centre (Turena, Blésois, Orléanais, Berry). El río que lo atraviesa y lo conforma es el Loira, el río francés más largo, de 1.012 km de longitud. Una buena parte de su recorrido, los 280 km que van desde Sully-sur-Loire (Loiret) hasta Chalonnes-sur-Loire (Maine-et-Loire), fue declarado Patrimonio de la Humanidad, tanto por su belleza paisajística como por sus palacios y castillos, la mayoría de los siglos XV y XVI.

Sin romper en ningún momento la armonía de la campiña francesa, van surgiendo estas construcciones palaciegas, cada una con una historia propia. Todos ofrecen la imagen más exquisita del joie de vivre francés, y aún parece que resuenen los ecos de sus fiestas galantes y fabulosas o de sus habituales y multitudinarias cacerías.

La ruta se puede finalmente sintetizar en los 19 más representativos de la región (Chambord, Amboise, Blois, Cheverny, Clos Lucé, Vilandrey, Chenanceau...) Pero si la intención del viajero es revivir aquellos lejanos siglos del Renacimiento más refinado y decide alojarse en ellos, puede hacerlo en alguno de estos.

Todos estos "châteaux" ofrecen la imagen más exquisita del "joie de vivre" francés.

En la aldea de Saint-Regle, escondido entre la fronda, se nos aparece la fachada como de cuento del Châteaux de Arpentis. Sus habitaciones, con camas con dosel, chimeneas, baños con bañeras de patas y amplios ventanales asomados al verde praderío, derrochan un gusto exquisito. Aunque destaca sobre las demás la suite, un espectacular refugio en la parte más alta del castillo de 120 m2.

Puede resultar chocante que un relais & châteaux pueda tener las habitaciones excavadas en la roca, pero Les Hautes Roches puede pasar por ser el primer hotel de lujo troglodita. Situado frente al Loira, su cocina, de influencia bretona, también es un referente gastronómico.

La más arquetípica escapada romántica podría tener su marco ideal en el Chateau d'Artigny, situado a 15 kilómetros de Tours. Son sólo seis habitaciones y dos apartamentos repartidos por los distintos pabellones de esta suntuosa casa de campo.

Con las inevitables vistas al Loira y justo a las puertas de la ciudad de Amboise se hallan las tres construcciones que conforman el Château Le Choiseul. La Casa de la Ermita y la Casa del Boticario acogen las habitaciones y los apartamentos, mientras que la Casa del Duque da cobijo a la recepción, el bar y el restaurante, cuya refinada cocina ostenta una estrella Michelín.

El Château de Noizay vivió su año más decisivo en 1560, cuando se convirtió en baluarte de los protestantes durante la conjura de Amboise, que llevó a éstos a preparar un complot contra el rey Francisco II. Pasados ya esos tiempos convulsos, este encantador edificio del siglo XVI, rodeado de jardines de estilo francés con vistas a la aldea vinícola de Noizay, es un exclusivo relais & châteaux.

Cómo llegar
Las principales ciudades de esta ruta por el Valle del Loira son Orléans (a 133 km de París), Blois (a 185 km), Amboise (a 227 km) y Tours (a 239 km), todas muy bien comunicadas por carretera. Varias compañías aéreas vuelan a diario desde nuestro país hasta París. Desde los aeropuertos de Orly y Charles de Gaulle, se enlaza por tren y autobús hasta las estaciones parisinas de Montparnasse -de donde parten trenes hacia Tours- y la de Austerlitz -hacia Orléans y Blois-; www.sncf.com.
A París también se puede llegar en tren. Desde Madrid, Renfe dispone del trenhotel Francisco de Goya (con parada en Blois), y del Joan Miró (con parada en Orléans) desde Barcelona. Toda la información en: www.elipsos.com.