Martes, 2 de Octubre de 2007

La expulsión de menores a Marruecos queda sin garantías

El Congreso aprobó ayer un acuerdo de repatriación que las ONG rechazan

MIGUEL Á. MARFULL ·02/10/2007 - 21:17h

La mayoría de organizaciones que trabajan con menores rechazan el fondo del acuerdo de repatriación de menores a Marruecos aprobado ayer por el Congreso.
El acuerdo establece que España financiará las acciones de protección y de repatriación de los menores no acompañados, y colaborará en la prevención, fomentando el desarrollo social y económico de las regiones marroquíes con fuerte potencial migratorio.

Las ONG entienden que la Cámara consagra un acuerdo carente de garantías mínimas para los menores extranjeros no acompañados que España devuelva al otro lado de la frontera marroquí. La secretaria general de la Comisión Española de Ayuda al Refugiado, CEAR, Amaya Valcárcel, subrayó la necesidad de que "se apliquen garantías al menor, por encima de que sea un inmigrante".

Según un comunicado de CEAR, esta organización "se opone a las devoluciones de menores a un país donde no haya garantías de que van a ser recibidos por su familia o una institución oficial con plenas garantías". En el caso de Marruecos, CEAR se opone al traslado a centros oficiales hasta que se lleve a cabo un "fortalecimiento del tejido institucional que garantice la atención en el país".

Para la responsable de CEAR en España, una repatriación "no puede suponer una merma a los derechos de los menores reconocidos en nuestra legislación".

La iniciativa aprobada ayer contó con el rechazo del Grupo Mixto y de IU. El coordinador de la coalición, Gaspar Llamazares, señaló en el Congreso que "los menores extranjeros no acompañados son menores ante todo y, por supuesto, antes de ser inmigrantes". Según defendió Llamazares en el Congreso, el acuerdo alcanzado "abre la vía a la expulsión pura y simple de los menores hacia sus países, violando así el espíritu del Convenio europeo sobre derechos del niño".