Martes, 2 de Octubre de 2007

Batasuna encuentra sustituto para Otegi

La Policía constata el ascenso en el ilegalizado partido de Asier Arraiz

O. LÓPEZ-FONSECA/G. MALAINA ·02/10/2007 - 21:11h

EFE - Asier Arraiz es detenido tras una manifestación en Vitoria

Joven y suficientemente radical. La figura emergente de la izquierda abertzale se llama Asier Arraiz Barbadillo, tiene 34 años y, lo que es más importante,no esta encausado en ninguno de los grandes sumarios que, según las previsiones del Gobierno que adelantó el pasado lunes este diario, puede llevar a la cárcel a la mayoría de los actuales dirigentes de la ilegalizada formación antes de las elecciones de marzo.

Los expertos antiterroristas que analizan la recomposición que está experimentando la izquierda abertzale han detectado como en los últimos meses este joven, coordinador de la Mesa Nacional de Batasuna en Álava, ha ganado protagonismo a pasos agigantados. Y lo ha hecho, según fuentes policiales, con un discurso “muy duro” que le ha situado como líder de ese segundo escalón de dirigentes abertzales – “los hermanos pequeños”, según los describe un alto cargo de Interior– que quiere controlar ahora la organización. Junto a él, la Ertzaintza sitúa a dos veinteañeros, Urko Betanzos y Sandra Barrenetxea.

Veteranos caídos en desgracia

Su ascenso coincide con la caída en desgracia de los  dirigentes que habían apostado por el frustrado proceso de paz, sobre todo de Arnaldo Otegi. Su encarcelamiento no provocó más que una tímida respuesta de una Batasuna que le considera ya amortizado. La Policía cree que el que fuera su mano derecha, Juan José Petrikorena, correrá idéntica suerte.Mejor colocados parecen estar otros veteranos dirigentes. Pernando Barrena ha ganado presencia pública tras el encarcelamiento de Otegi, aunque las fuentes policiales consultadas dudan que mantenga por mucho tiempo dicho protagonismo. Diferente es la situación de Joseba Permach, a quien desde algunos medios señalan como el futuro sustituto de Otegi. A Permach siempre se le ha situado cerca del sector duro que durante la tregua encabezó el ahora encarcelado Juan Mari Olano.

El cambio de Gorizelaia

Diferente ha sido el recorrido de Jone Goiricelaia. La abogada fue durante el “alto el fuego permanente” una de las más firmes defensoras de las negociaciones con el Gobierno desde Ahotsak, un colectivo de mujeres en la que se integraron representantes de todos los partidos. Ahora, sin embargo, destaca por su discurso duro. Algo parecido ha ocurrido con Rufi Etxebarría, quien participó junto a Otegi en las negociaciones de Loyola con el PSE y PNV. De apoyar las posiciones de éste, ha vuelto a defender la ortodoxía, según las fuentes consultadas. De su mano emerge la figura de Aran-tza Santesteban, quien formó parte de la comisión negociadora que la izquierda abertzale nombró durante la tregua.

Junto a ellos, la Policía ha detectado el resurgir de integrantes del ala dura de Batasuna que en los últimos años habían quedado marginados. Es el caso de Mikel Korta, Mikel Zubimendi y Joseba Zinkunegi, cuya presencia en actos públicos es interpretado por los expertos antiterroristas como la prueba fehaciente de su ascenso en Batasuna. 

Noticias Relacionadas