Archivo de Público
Viernes, 21 de Enero de 2011

Siguen las demandas contra Duvalier y las autoridades prometen investigar los crímenes

EFE ·21/01/2011 - 19:59h

EFE - El experto de Amnistía Internacional para Haití, Gerardo Ducos, habla este 21 de enero durante una rueda de prensa ofrecida en el Hotel Le Plaza de Puerto Príncipe, Haití, donde habló sobre la situación del ex presidente Jean Claude Duvalier.

El exdictador haitiano Jean Claude Duvalier, quien llegó de sorpresa el domingo a su país tras 25 años exiliado en Francia, continúa enfrentado demandas por diversos crímenes y, según dijo hoy Amnistía Internacional (AI), las autoridades del inestable Haití están dispuestas a investigar.

Hasta ahora, cinco haitianos han presentado formalmente querellas contra el ex hombre fuerte de Haití, pero se espera que en las próximas horas más personas se animen a querellarse contra Duvalier, impedido de salir del país por decisión de un juez.

La última de las querellas fue presentada por el empresario Robert Duval, exprisionero político que dirige la escuela de deporte Athletic Club.

En su demanda, Duval, quien estuvo acompañado por activistas de derechos humanos, indicó que fue arrestado en abril de 1976 por el Ejército y la milicia de Duvalier.

Duval fue mantenido durante 17 meses en varias prisiones del régimen y torturado, según precisó en su demanda presentada hoy al fiscal haitiano, Aristidas Auguste.

Amnistía Internacional informó hoy que las autoridades de Haití se han comprometido a investigar las violaciones de los derechos humanos cometidas durante el mandato del Jean-Claude Duvalier entre 1970 y 1980.

El investigador de AI en Haití, Geraldo Ducos, indicó hoy que se reunió ayer con el fiscal haitiano y con el ministro de Justicia, Paul Denis, y les entregó 100 documentos detallando una docena de casos de detención arbitraria, tortura, desaparición forzada y ejecución extrajudicial, entre 1976 y 1986.

"Los crímenes de lesa humanidad son imprescriptibles y no puedan caer después de un período de tiempo", declaró Ducos durante una rueda de prensa en la capital haitiana.

Jean Claude Duvalier apareció de sorpresa el domingo pasado en Puerto Príncipe después de 25 años de exilio en Francia y todavía no ha explicado los motivos de su retorno al país caribeño.

El pasado martes, el exdictador quedó en libertad tras prestar declaración en la Fiscalía de Puerto Príncipe, pero acusado de desvío de capitales durante su mandato (1971-1986).

De acuerdo con las previsiones de la ley haitiana, la investigación debería durar tres meses, con la posibilidad de que el juez de instrucción solicite una prórroga.

En el período de investigación, Duvalier debe permanecer a disposición de la justicia y por lo tanto, permanecer en el país.

Una fuente judicial confirmó hoy a Efe que el juez de instrucción de Haití, Jean Carves, dictó impedimento de salida contra el exdictador el miércoles y que la decisión ya fue comunicada a los servicios de migración, a los puertos y a los aeropuertos del país, sumido en una crisis postelectoral a raíz de las cuestionadas elecciones del 28 de noviembre pasado.

Carves tuvo que trasladarse ayer a la nueva residencia de Duvalier en Montagne Noire, después que dejara el hotel en Juvenat, donde se hospedó desde el domingo tras su retorno al país.

El exdictador abandonó el hotel, en el este de Puerto Príncipe, sin notificarlo a la justicia, por lo que el juez le recordó que debe comunicar con 24 horas de anticipación "cualquier cambio de domicilio", informó el periódico Le Nouvelliste.

Aunque subrayó que "Duvalier no está bajo arresto domiciliario, o encarcelado",0 dijo que "no tiene libertad de movimientos", agregó.

Jean Claude Duvalier "Baby Doc" gobernó Haití de 1971 a 1986 como sucesor de su padre, Francois "Papá Doc", quien lo había hecho desde 1957.

Los Duvalier lideraron un régimen al que se considera responsable de numerosos crímenes y del desvío de sumas millonarias pertenecientes a los fondos del Estado.

En 1987, "Baby Doc" fue juzgado ante un tribunal por una demanda civil por el presunto desvío en beneficio propio de 120 millones de dólares de fondos del Estado, y en 1991 se presentó otra demanda por el supuesto robo de 800 millones que al parecer tenía en distintos bancos de Estados Unidos, Suiza y Francia.