Archivo de Público
Sábado, 22 de Enero de 2011

"El humor también tiene su reverso oscuro"

Berto y José Corbacho hablan sobre 'Zombis', la nueva serie de TNT

RAMIRO VAREA ·22/01/2011 - 08:00h

graciela del río - José Corbacho y Berto Romero bromean en una cafetería de Madrid, ayer.

Zombis es la nueva serie de humor del canal TNT, protagonizada por Berto Romero y Rafel Barceló. Producida por El Terrat, la primera temporada se comenzará a emitir el próximo 28 de enero. Los dos protagonistas discuten encerrados en su casa sobre religión, sexo o locura, mientras los muertos vivientes acechan en el exterior. Berto Romero y José Corbacho, director de Contenidos de El Terrat, hablan con Público sobre la moda zombi en televisión, y reflexionan sobre el humor en tiempos de crisis.

Corbacho: Una invasión zombi se puede producir en cualquier sitio.

Berto: Es que estamos siempre muy acostumbrados a que ocurra en Wisconsin, Massachussets, Colorado. Aquí también puede haber zombis.

Corbacho: Se puede producir en cualquier lugar del mundo.

Berto: Jaume Balagueró, en REC, ya plantea una presencia zombi en un edificio del Eixample, con la señora Paquita que, de repente, te quiere comer el cerebro.

Corbacho: La verdad es que un zombi puede ser cualquiera.

Berto: Eso es lo bonito del zombi, que puede ser cualquiera: tu madre, el hijo, la pareja... Yo es que soy muy friki con estas historias.

Corbacho: Los zombis es de lo menos friki del terror. Mira la Momia.

Berto: La Momia no hay quien se la trague. Es más para principios del siglo XX.

Corbacho: También me gusta el tema vampírico porque hay una tendencia a la sangre.

Berto: A mí no me disgustan los vampiros, pero como monstruos no se sostienen. Son demasiado retorcidos. El zombi funciona porque es muy sencillo. Como concepto es muy potente. Tú te mueres, te levantas y, de repente, estás podrido y te vas a comer peña hasta que alguien te corta la cabeza. Ya está, no tiene más. Con el vampiro: una criatura milenaria, no muere jamás, necesita beberse tu sangre, es inmortal pero lo mata la luz del sol, los ajos Como que no.

Corbacho: Yo me refiero a uno más normal, alguien fotofóbico que necesita beber sangre.

Berto: Eso no es un vampiro, eso es un tío con problemas.

Corbacho: Antes has dicho: un zombi es alguien que muere y renace. A lo mejor, Jesucristo sería el primer zombi.

Berto: Otro zombi fue el Cid Campeador, que ganaba batallas después de muerto.

Corbacho: También hay una generación a la que le hubiera gustado que Franco fuera un zombi. Muchos decían: Uy, si Franco levantara la cabeza'.

Berto: Lo bonito que tiene un apocalipsis zombi es que nos iguala mucho.

Corbacho: Pasa como con una invasión extraterrestre.

Berto: Por cierto, dicen que viene una. Stephen Hawking y un montón de científicos llevan meses hablando de esto. Hawking me merece un cierto crédito.

Corbacho: Y a mí. Siempre se ha dicho que igual hay alienígenas entre nosotros. Se hablaba de Tom Cruise. Si los alienígenas son como Tom Cruise, prefiero los zombis.

Berto: Parece ser que cuando te adentras en la Cienciología, una de las máximas aspiraciones es llegar a conocer al líder, que está en una isla que es como un volcán hueco, y allí hay un alienígena que dicen que te habla. Me gustaría meterme en la Cienciología para ver si esto es verdad o es un rumor.

Corbacho: A mí por conocer a John Travolta. Imagínate que eres un alienígena, estás dentro del volcán, llevas ahí un montón de tiempo esperando, se abre la puerta y aparece John Travolta. Es cuando dices: Joder, para eso no hacía falta este viaje'.

Berto: Los zombis molan. El gore es al terror lo que el porno al erotismo. Un puntito gore, funciona. De repente una cabecita que explota tiene su punto. Pero mucho gore satura. El humor también tiene su reverso oscuro. El gore del humor sería el humor negro, el humor guarro

Corbacho: El humor siempre es necesario para el ser humano. Cuando las cosas van mal dadas, siempre se agradece echar unas risas. Y no sólo pasa en estos tiempos de crisis. Pasa en los hospitales, en los entierros

Berto: Ahora se ha perdido la tradición de los velatorios en las casas. Aquellas madrugadas que empezaban con lloros, y luego sacaban los polvorones y el licor, y a las tres de la mañana la casa era una fiesta. El humor sale en esas ocasiones, es necesario.

Corbacho: Y en tiempos de crisis, la gente quiere reírse.

Berto: En esta época de velatorio internacional, hay un sentimiento global de querer reírnos.