Archivo de Público
Sábado, 22 de Enero de 2011

La perra fortuna de Simone Righi

Un italiano se enfrenta a diez años de cárcel por un confuso incidente tras el exterminio de sus perros

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·22/01/2011 - 19:42h

Simone, en el suelo tras ser reducido, en octubre de 2007.Foto cedida por Jo Fiore.

Simone Righi lo explica con pocas palabras: "Estaba gritando mi dolor, sin atacar a nadie". Este italiano de 39 años recuerda con voz triste los hechos ocurridos el 7 de octubre de 2007 en Cádiz: la manifestación contra el maltrato animal a la que él acudió con las fotografías de sus tres perros, exterminados en una perrera; luego un revuelo y un confuso incidente, no del todo aclarado; después la policía echándole al suelo. El resultado es que el lunes próximo se celebra en Cádiz un juicio en el que Righi se enfrenta a diez años de cárcel por un supuesto doble intento de agresión que él niega.

Unas 2.000 personas se manifestaban contra el maltrato animal aquel 7 de octubre. Hacía poco había saltado el escándalo del exterminio masivo de animales en la perrera El Refugio de Puerto Real (Cádiz), que en noviembre de 2007 se acabaría convirtiendo en el primer centro de este tipo cerrado en España por orden judicial. Tres de los cientos de perros supuestamente exterminados con inyecciones de Mioflex, que provocan una lenta agonía por asfixia, eran Holly, Vito y Maggie. "Mi familia", los recuerda Simone.

El 17 de septiembre Simone apareció por sorpresa en la perrera y descubrió el cadáver congelado de Holly. Vito y Maggie nunca aparecieron. Con esa impresión acudió Simone a la manifestación, de la que hay decenas de fotografías y vídeos. En varios se ve al gentío protestando contra el ayuntamiento por haber colaborado con El Refugio. Hay también imágenes de revuelo y nervios. En otros vídeos se ve a Simone indignado, pero bastante calmado. Y en un puñado está en el suelo, reducido por la policía.

Atentado y resistencia

Pero no circulan imágenes del supuesto intento de agresión del italiano a Teófila Martínez, alcaldesa de Cádiz, ni al concejal Ignacio Romaní, ni a ningún policía. El fiscal, en su escrito, sí recoge estos hechos, sostenidos por la policía. Aparte de estos dos delitos de atentado contra la autoridad, Righi está acusado de otros dos de resistencia y cuatro faltas de lesiones a los policías. Simone, que pasó dos meses en prisión preventiva y lleva tres años en Italia a la espera de juicio, lo niega todo. Testigos, amigos y defensores de los animales han reunido 10.000 firmas pidiendo su liberación.

El lunes, Simone se sentará en el banquillo. El juicio a los responsables de la perrera aún no tiene fecha.