Martes, 2 de Octubre de 2007

Las dos Coreas dan un paso hacia la unidad

Uno de los objetivos de la cumbre es discutir una paz permanente en la península coreana

PÚBLICO ·02/10/2007 - 21:13h

El presidente surcoreano Roh Moo-Hyun llegó ayer a Pyongyang para discutir el futuro de la península dividida con su homólogo norcoreano, Kim Jong-il, e impulsar la cooperación económica.

“Esta visita servirá para derribar el muro de la división y caminar hacia la paz y la reconciliación” dijo Roh, el primer jefe de estado surcoreano que cruza a pie los cuatro kilómetros de Zona Desmilitarizada que separan las fronteras de ambos países.

Uno de los objetivos de la cumbre es discutir una paz permanente en la península coreana. Técnicamente, los dos países siguen en guerra desde el conflicto de 1950-53. Los líderes coreanos esperan substituir la tregua que firmaron al fin de las hostilidades por un acuerdo de paz definitivo. 

 

El dictador norcoreano, Kim Jong-il, y el presidente surcoreano, Roo Moo-hyun, comenzaron esta tarde su segunda reunión bilateral de la cumbre de Pyongyang, destinada a impulsar la paz. El encuentro comenzó a las 14.30 hora local (5.30 GMT) en la residencia de Estado Paekhwawon, donde Roh está alojado y donde previamente ambos líderes mantuvieron por la mañana una primera reunión que duró más de dos horas.

 

Según medios surcoreanos que acompañaron a Roh a Pyongyang, la lluvia que cae hoy sobre la capital norcoreana podría obligar a cancelar su prevista asistencia esta tarde al espectáculo gimnástico de masas norcoreano "Arirang", evento propagandístico del régimen comunista.

 

Además, ambos líderes tenían previsto plantar hoy un árbol en señal de unificación, pero ese acto ha sido aplazado hasta mañana.

Acuerdos económicos

Roh ha destacado que en la cumbre también se negociarán ayudas económicas para Corea del Norte siempre que Kim Jong Il mantenga el calendario de desnuclearización pactado en Pekín la semana pasada.

La renta per cápita de Corea del Sur es 17 veces superior a la del vecino del norte y la diferencia entre ambos países no deja de aumentar. Mientras el PIB del primero aumentó un 5% en 2006, el del sur disminuyó un 1,1%.

Seúl quiere crear una zona económica conjunta que permita a la península “convertirse en un centro neurálgico de la economía de Asia nororiental”, según el presidente Roh. La apertura de la frontera facilitaría la expansión comercial y energética de Corea del Sur al darle acceso terrestre al continente asiático.

Miles de personas protestaron estos días en Seúl contra la cumbre. Los manifestantes exigieron la liberación de los surcoreanos arrestados por el régimen norcoreano y el desmantelamiento de su arsenal nuclear. La oposición acusa a Roh de buscar votos ante la proximidad de las elecciones generales, previstas para diciembre. Según las encuestas, el partido de Roh no será reelegido.

Ésta es la segunda cumbre entre los líderes coreanos, tras reunión en 2000 también en Pyongyang entre Kim Jong-il y el entonces presidente surcoreano, Kim Dae Jung.