Archivo de Público
Sábado, 22 de Enero de 2011

El Gobierno rechaza una vuelta atrás en el Estado autonómico

Rubalcaba reprocha al PP que haya asumido las propuestas de Aznar. "No sabemos qué quieren decir", ironiza

CAROLINA MARTÍN ·22/01/2011 - 00:05h

Las palabras del ex presidente José María Aznar, cuestionando la viabilidad política y económica del Estado de las autonomías y declarando la necesidad de que la Administración central recupere competencias, resuenan con fuerza. Por ello, el vicepresidenteprimero del Gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, recalcó ayer la posición del Ejecutivo sobre el debate territorial durante la rueda de prensa tras el Consejo de Ministros. "Si de lo que se trata es de retroceder, en eso nosotros no estamos. Ahora, nadie se puede oponer a mejorar el funcionamiento del sistema autonómico, faltaría más". En esto, dijo, les encontrarán.

Aludiendo a la defensa que hizo el presidente del Gobierno en el Senado el pasado miércoles, en plena efervescencia del asedio al Estado autonómico, Rubalcaba insistió en que el "Estado de las autonomías es una gran conquista de nuestra Constitución". Un modelo único que ha proporcionado muchas cosas, entre ellas riqueza. Satisfecho con el sistema autonómico, el vicepresidente añadió que el éxito pasado en muchas materias no es óbice para tratar de mejorar aquello que no funciona correctamente y ser más eficiente.

Sólo mejoras del sistema

Pero esto, subrayó el ministro, no puede hacerse por la vía de recentralizar o devolver competencias al Estado sino por la de "hablar con las comunidades, ver cómo unos y otros" ejercen mejor las respectivas competencias y cómo se le facilita "la vida a los ciudadanos y a las empresas", detalló Rubalcaba.

Una tarea en la que ya se ha puesto a trabajar el Ejecutivo, desde el Ministerio de Política Territorial. Su titular, Manuel Chaves, encargó a la agencia de Evaluación de las Políticas Públicas, en diciembre de 2010, un informe para eliminar "las posibles duplicidades, solapamientos e ineficiencias del sistema". El objetivo que se propuso Chaves es que ese informe sirva de base para un acuerdo en la Conferencia de Presidentes o las conferencias sectoriales. Según explicó su secretario de Estado, Gaspar Zarrías, ya se han iniciado las labores de análisis, si bien aún es pronto para extraer conclusiones.

Doble discurso del PP

Frente a las declaraciones de Aznar, criticando la marginalidad del Estado y llamando a la reordenación de competencias, Rubalcaba contrapuso las del presidente de los conservadores, Mariano Rajoy, y otros miembros del partido. "Parece que la primera

reacción del PP fue ‘sí bwana' y la segunda es más matizada. Se conoce que los presidentes autonómicos le han dicho a Rajoy: ‘Ten cuidado, que tenemos elecciones autonómicas dentro de nada", señaló, a la vez que pedía prudencia mínima hasta conocer las propuestas en materia autonómica que tienen los conservadores. Hasta que se aclaren, "no sabemos qué quieren decir con eso de devolver competencias", sostuvo.

El diferente discurso de los dirigentes del PP, sin embargo, no rebajó ni un ápice el rechazo de Alfredo Pérez Rubalcaba a cualquier tipo de involución autonómica. "No estamos en ese tipo de discursos de retroceso, recentralización, vuelta atrás". Entre otras cosas, matizó, porque Aznar "parece que algo tiene que ver con lo que dice el PP".

El vicepresidente recordó que "hay quien tiene una predisposición natural a retroceder porque nunca quiso avanzar, no nos engañemos", recordó el vicepresidente, en clara alusión a la posición que mantuvieron los conservadores respecto al Título VIII de la Constitución. En este sentido, remarcó: "Hay a quien el Estado autonómico le ha venido bastante impuesto".

Mientras, los socialistas siguen haciendo gala de su defensa del modelo territorial diseñado en la Constitución de 1978, en el que han profundizado desde que llegaron al Gobierno en 2004. El presidente del Ejecutivo declaró el miércoles pasado, tras la aprobación del Estatuto de Extremadura, que este sistema "se ha revelado como el más idóneo para gestionar y desarrollar de un modo equilibrado y solidario las prestaciones propias del Estado de bienestar". Por ello, desde el PSOE siguen apostando por culminar las reformas estatutarias que aún no se han producido para cerrar el mapa autonómico.

Cuestión de déficit

El vicepresidente también defendió el ejercicio para "reequilibrar" sus cuentas que están haciendo algunas comunidades autónomas, al ser preguntado por el plan de reducción del déficit presentado por Castilla-La Mancha. "Está haciendo lo que debe, un ejercicio responsable que habla a favor de este Gobierno", subrayó, reparando en otras comunidades de otro signo político que también lo están haciendo, pero sin mencionar cuáles.

Rubalcaba quiso aclarar que todas las autonomías tienen un compromiso entre ellas con el Gobierno y en su conjunto. Un "déficit compartido" que se acuerda en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. En esta dirección apuntó que "puede que a alguna se le vaya el déficit, pero el objetivo es que lo cumplan. Hay que reequilibrar las cuentas porque el objetivo es pactado".

La previsión acordada para 2010 es que el saldo negativo de cada una de las comunidades no supere el 2,4% de su PIB regional en 2010. Sin embargo, en el tercer trimestre del año pasado, Castilla-La Mancha superó el 4,6% y Murcia alcanzó el 3,1%. En el otro lado de la tabla, con los déficits más bajos se situaron Navarra, Canarias, Madrid y Andalucía.

Lo cierto es que, en el debate territorial actual, las comunidades están en el disparadero más por motivos económicos que identitarios o ideológicos. En concreto, por el balance negativo de sus cuentas.

Entre los conservadores, la secretaria general María Dolores de Cospedal ha criticado el "gasto excesivo" de las comunidades, a las que se ha calificado de "derrochadoras". Desde el Gobierno, sin embargo, niegan que las comunidades sean generadoras de déficit. Un extremo que comparten también algunos ejecutivos autonómicos.

A preguntas de los periodistas, Rubalcaba puso en duda la posibilidad de que el PP arrase en las próximas elecciones, como señalaron ayer: "Tienen un pequeño trámite entre decirlo y que suceda: que los ciudadanos voten. Veremos qué piensan los ciudadanos de la palabra arrasar", sostuvo con ironía.