Jueves, 10 de Enero de 2008

Fotografías Joan Antoni Vicent trasladan en blanco y negro a la Valencia de los años 50

EFE ·10/01/2008 - 18:08h

EFE - Una joven observa algunas de las fotografías de la exposición, que se muestra en el IVAM, "Valencia del tranvía. Manuel Vicent versus Joan Antoni Vicent".

Una exposición de medio centenar de fotografías de Joan Antoni Vicent que recogen su visión de Valencia a partir de una serie de pasajes de la novela "Tranvia a la Malvarrosa", de su hermano Manuel Vicent, se puede contemplar desde hoy en el Instituto Valenciano de Arte Moderno de Valencia.

La muestra "Valencia del tranvía. Manuel Vicent versus Joan Antoni Vicent", que permanecerá hasta el 24 de febrero, se centra en paisajes urbanos descritos por el novelista castellonense Manuel Vicent en su novela.

Se incluyen además fotografías en color del rodaje de la adaptación cinematográfica de la novela " Tranvía a la Malvarrosa", dirigida por José Luis García Sánchez.

Una memoria sentimental que retrata el paso de un joven de la adolescencia al mundo adulto en la década de los años cincuenta por una ciudad gris.

La muestra presenta siete itinerarios que recorren la ciudad, atravesando diferentes barrios hasta llegar a la playa de la Malvarrosa, recogiendo el ambiente de sus calles, de sus edificios y establecimientos más emblemáticos y de sus gentes, según la ha descrito en una conferencia de prensa el propio autor de las imágenes, Joan Antoni Vicent.

Acompañado de su hermano, el novelista Manuel Vicent y la directora del museo, Joan Antoni Vicent explicó a los medios el contenido de esta muestra que "me ha permitido descubrir una ciudad que yo desconocía y adentrarme en el mundo literario de mi hermano".

El fotógrafo ha reconocido que "la exposición pretende rescatar de la memoria la Valencia de los años cincuenta que mi hermano conoció en sus años de estudiante".

Ha explicado que "las fotografías expuestas capturan, por un lado, imágenes actuales de la ciudad, con un énfasis especial en los lugares que juegan un papel importante en la novela, como el casco histórico o la playa de la Malvarrosa".

A través de un blanco y negro que refuerza la sensación de atemporalidad, Joan Antoni Vicent retrata rincones, edificios y establecimientos que han permanecido prácticamente inalterados desde hace medio siglo, como plazas, mercados, hoteles y comercios tradicionales.

Por su parte, la directora del museo, Consuelo Ciscar ha indicado que "con esta exposición iniciamos un trimestre lleno de actividades y exposiciones de artistas universales".

En relación a la muestra de Joan Antoni Vicent, Ciscar ha señalado que "esta exposición tan identidaria de todos los valencianos, explica los contrastes, las armonías y tensiones de la vida en una urbe contemporánea como es Valencia, en plena expansión".

"Así, el recorrido que proponen las imágenes van mas allá de lo visual para adentrase en el terreno de lo literario, y quedar absorbidas por la poética de las artes narrativas", ha apuntado Ciscar.

"Estos trabajos de Joan Antoni Vicent nos desvelan una ciudad cargada de matices donde el cielo y el mar se envuelven con un urbanismo histórico para que, a través de ellos, podamos recordar lo que fuimos volviendo a pasear por lugares que ya no existen o han sido transformados", ha apuntado Ciscar.

Manuel Vicent explicó a los medios que la idea de publicar un libro ilustrado con fotografías de Valencia la tenía desde hace mucho tiempo, y para ello siempre pensó en su hermano, a quien le propuso el proyecto.

"Con el tiempo mi vieja idea fue tomando cuerpo y finalmente se lo propuse a mi hermano quien de una manera simple, sin énfasis y trucos ha plasmado esa Valencia de los años cincuenta que yo describí en mi novela".

Joan Antoni Vicent es autor de libros fotográficos como "Barcelona Silencis" (1999), una visión poética sobre los silencios de la ciudad, y "Roda el temps" (2001) donde retrata las gentes y las costumbres de su pueblo, La Vilavella (Castellón).