Archivo de Público
Jueves, 20 de Enero de 2011

Aumentan a 50 los muertos en el doble atentado contra fieles chiíes en Irak

EFE ·20/01/2011 - 09:13h

EFE - Miembros de las fuerzas iraquíes de seguridad inspeccionan el lugar del atentado suicida perpetrado ayer en Baquba, al este de Bagdad, Irak. Hoy un nuevo ataque ha matado a tres personas.

Al menos 50 personas murieron y otras 150 resultaron heridas hoy en dos atentados suicidas perpetrados en el norte y sur de la ciudad de Kerbala, a unos 110 kilómetros al sur de Bagdad, informaron fuentes del Ministerio de Interior iraquí.

Las fuentes explicaron a Efe que las víctimas son peregrinos que iban a participar en las celebraciones del "Arbainiya", la festividad que conmemora los cuarenta días de la muerte del imán Husein, nieto del profeta Mahoma y tercer imán más importante para la comunidad chií.

Según las fuentes, los ataques fueron lanzados con dos coches-bomba conducidos por sendos suicidas. El primero de ellos detonó el automóvil cerca de un puesto policial, en el acceso norte de Kerbala.

Quince minutos después, tuvo lugar el segundo atentado en la entrada sur de la ciudad, indicaron las fuentes que agregaron que ambos ataques causaron la muerte a unas 50 personas y heridas a otras 150.

Fuentes de seguridad de Kerbala, señalaron, por su parte, que el primer estallido se debió a un coche bomba que estaba estacionado cerca del acceso norte de la ciudad, y que el segundo, conducido por un suicida, explotó en medio de numerosos peregrinos chiíes que se habían congregado en la entrada sur.

Asimismo, revelaron que varios vehículos resultaron destruidos por los estallidos.

Anteriormente, fuentes policiales habían informado de que los atentados habían sido llevados a cabo por dos suicidas que llevaban cinturones de explosivos.

Los atentados contra peregrinos chiíes se han multiplicado en los últimos días con la cercanía del "Arbainiya", que se celebra el próximo domingo.

Tras los ataques, el primer ministro iraquí, Nuri al Maliki, dijo en un comunicado de su oficina, que estos atentados "no obstaculizarán el creciente trabajo de seguridad, y no quedarán sin castigo".

"Tarde o temprano los asesinos serán llevados ante la justicia", agregó el primer ministro.