Archivo de Público
Jueves, 20 de Enero de 2011

Asociación pulmonar celebra avances en control tabaco en EEUU

Reuters ·20/01/2011 - 15:10h

Por Julie Steenhuysen

Estados Unidos tomó importantes medidas el año pasado para reducir el tabaquismo, al aumentar las opciones terapéuticas y brindar a la Administración de Alimentos y Medicamentos un nuevo poder para regular el tabaco, dijo el jueves la Asociación Pulmonar Estadounidense.

Pero los estados "lamentablemente fallaron" a la hora de proteger a los ciudadanos de la carga que implica el consumo de tabaco, señaló la entidad, que emitió su informe anual sobre los esfuerzos por controlar el tabaquismo en Estados Unidos.

"El presidente (Barack) Obama y nuestros líderes promulgaron (...) las que serán consideradas por lejos las políticas de control del tabaco más fuertes de la historia estadounidense", indicó en un comunicado Charles Connor, presidente ejecutivo de la asociación.

"Aunque aun nos queda mucho camino por recorrer, por primera vez la administración y el Congreso unieron fuerzas para enfrentar de lleno la epidemia de tabaco", añadió Connor.

El histórico plan de reforma del sistema de salud de Obama, rechazado simbólicamente el miércoles por la Cámara de Representantes actualmente dominada por los republicanos, expande al acceso a los tratamientos de cesación tabáquica, lo que implica que deberán ser cubiertos por la mayoría de las aseguradoras privadas en Estados Unidos.

No obstante, Connor señaló que los estados lamentablemente están fallando en la lucha contra las enfermedades causadas por el tabaco, ya que pese a las grandes cantidades de dinero que recaudan en impuestos a las tabacaleras, invierten muy pocos centavos en ayudar a los fumadores a abandonar el hábito.

La asociación apreció el trabajo de la Administración de Alimentos y Medicamentos de comenzar a implementar legislaciones de control del tabaco, aunque reclamó mayor acción sobre las tácticas de marketing usadas por la industria tabacalera.

Valoró también las medidas tomadas por el Departamento de Salud y Servicios Humanos para hacer de los esfuerzos de prevención y cesación tabáquica elementos clave de los planes de salud y bienestar del Gobierno.

Pero destacó que en contraste con el avance a nivel federal, los gobiernos estatales están muy rezagados.

"La mayoría de los estados están evadiendo la responsabilidad de ayudar a los fumadores a dejar" el cigarrillo, dijo Connor.

Cada año, 443.000 personas mueren como consecuencia de enfermedades relacionadas con el tabaquismo y la exposición al humo de segunda mano, lo que convierte al tabaco en la principal causa evitable de muerte en Estados Unidos, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades.

El tabaquismo cuesta al país más de 193.000 millones de dólares anuales en atención médica y pérdida de productividad.