Jueves, 10 de Enero de 2008

La disputa por la herencia del fundador de Fiat llega a los tribunales

EFE ·10/01/2008 - 17:06h

EFE - Marella Caracciolo Agnelli (d), viuda de Giovanni Agnelli, en el funeral del malogrado magnate de Fiat en enero de 2003 junto a su hija Margherita y el marido de ésta.

Un tribunal civil de la ciudad italiana de Turín (norte) celebró hoy la primera audiencia de la causa iniciada por Margherita Agnelli, la única hija viva del fundador del grupo automovilístico Fiat, para establecer una relación detallada de la fortuna del personal de Gianni Agnelli, muerto en 2003.

Durante las casi dos horas y a puerta cerrada que estuvieron reunidos los abogados y la jueza Brunella Rosso, se trató sobre aspectos procesales, explicó a la prensa el abogado Paolo Montalenti.

Las personas citadas al juicio son la madre de Margherita, Marella Caracciolo, y los socios de la "Giovanni Agnelli & C", Franzo Grande Stevens, Gianluigi Gabetti y Siegfried Maron, administradores de los bienes de quien fue uno de los empresarios más famosos de Italia, conocido como el "Abogado".

Uno de los temas examinados fue la competencia jurisdiccional del tribunal de Turín para juzgar el caso, pues Caracciolo y Maron, residen en Suiza, donde además se firmó el acuerdo económico sobre la herencia repartida en 2004.

Así lo explicó a la prensa Montalenti, abogado de Caracciolo, que agregó que la jueza se reservó la decisión al respecto, que hará pública en los próximos días.

Margherita Agnelli quiere conocer el alcance real de la fortuna personal de su padre, explicó recientemente su abogado Girolamo Abbatescianni, en una entrevista con el semanario italiano "Panorama".

Abbastescianni dijo que hay un patrimonio en Italia "regularmente declarado y dividido", pero han pedido a los gestores del patrimonio del "Abogado" saber si existe algo más y, en caso de que surgiese la existencia de otros bienes en el extranjero, "hemos pedido que se dividan de manera amistosa, como sucede casi siempre entre herederos".

Además, explicó que no hay ninguna pretensión sustancial frente a la viuda del empresario que ha sido citada en el juicio por "motivos técnicos".

Margherita, de 52 años, y su madre son las únicas herederas de Agnelli, después del suicidio de su otro hijo, Edoardo, hace siete años.

La hija del "Abogado" aceptó en 2004 un acuerdo para el reparto de la herencia, por el que habría recibido, según estimaciones de medios locales, unos 300 millones de euros y otros 500 en bienes inmuebles y obras de arte.

Cuando se conoció la acción legal de Margharita, el pasado mayo, su hijo John Elkann, vicepresidente de Fiat, se dijo "dolorido como hijo" y "sorprendido" por una "cuestión privada que fue resuelta en el 2004 con el consenso y el acuerdo de todos".

Mientras la espadas están en alto, hoy se inauguró en el complejo monumental del Vittoriano de Roma una exposición fotográfica titulada "El siglo del abogado. Gianni Agnelli, una vida extraordinaria".

El presidente italiano, Giorgio Napolitano, inauguró la muestra, con la presencia de Marella Agnelli y del presidente de Fiat, Luca Cordero de Montezemolo.