Archivo de Público
Jueves, 20 de Enero de 2011

Razones a favor y en contra de mantener la energía nuclear en España

El Gobierno está dispuesto a levantar el cierre de Garoña, previsto en 2013

PÚBLICO ·20/01/2011 - 04:16h

El Gobierno está dispuesto a levantar el cierre de Garoña, previsto en 2013.

¿Cuánto tiempo puede funcionar un reactor atómico?

"La legislación española no establece tiempo máximo de funcionamiento de las centrales nucleares", subrayaba el Consejo de Seguridad Nuclear en su revista en 2008. "Mantener el funcionamiento de las centrales más allá del periodo inicialmente previsto en su diseño es compatible con la legislación española en vigor", apuntaba Marcelo Fernández-Bolaños, uno de los coordinadores técnicos del CSN. Dos días antes de la Navidad de 2009, el Consejo de Ministros reformó la Ley de Energía Nuclear y fijó en 40 años la vida ordinaria de una central. Sin embargo, la ley establece renovaciones más allá de los 40 años si hay "consideraciones de interés general".

¿Qué está ocurriendo en otros países desarrollados?

La empresa propietaria de la central de Garoña, Nuclenor, propiedad al 50% de Endesa e Iberdrola, recuerda que las autoridades de EEUU han permitido a medio centenar de reactores su funcionamiento durante 60 años, 20 más que los fijados en un principio. En Suiza y Francia pueden operar sin límite siempre que superen los controles de seguridad. En Finlandia y Holanda llegarán a los 60 años.

¿Cómo han reaccionado las organizaciones ecologistas?

Greenpeace reaccionó ayer con dureza y aseguró que "si el Gobierno decide apostar por la energía nuclear violaría su programa electoral y, junto a CCOO y UGT, daría un golpe mortal a la creación de empleos verdes". Ecologistas en Acción, por su parte, consideró la inclusión de la vida de las centrales en el temario del Diálogo Social como "algo que raya el surrealismo". Para la confederación ecologista, el Gobierno "se está desdiciendo una por una de todas las promesas que le auparon al poder". A juicio de la plataforma Equo, que aspira a presentarse a las elecciones generales en 2012, supone "un incumplimiento más en el programa de Zapatero".

¿Qué opina el ‘lobby' dela industria en España?

La presidenta del Foro Nuclear, María Teresa Domínguez, hizo ayer una valoración "muy positiva" de la posibilidad de ampliar la vida útil de las centrales atómicas españolas. En su opinión, "la legislación no debería marcar los años de funcionamiento de un reactor, sino el Consejo de Seguridad Nuclear". Domínguez cree que sería "absurdo" excluir a Garoña del alargamiento, como aseguró el ministro Sebastián. "Hay que empezar por Garoña", sugirió.

¿Qué efecto tendría sobre la economía?

La primera consecuencia sería el mantenimiento del empleo en la industria nuclear española, que actualmente da trabajo, de forma directa e indirecta, a 30.000 personas. De ahí el apoyo sindical a esta fuente. Las centrales en funcionamiento tienen actualmente 3.600 empleados, aunque, en periodos de recarga de las plantas, cada instalación contrata a unas 1.500 personas más de apoyo. A más largo plazo, prolongar la vida útil de los reactores reduciría la dependencia del petróleo (vinculado a países, muchas veces, geopolíticamente inestables). E incidiría positivamente en la competitividad de la industria y el tejido productivo, que podría adquirir la energía a un coste menor. El presidente de la patronal CEOE, Juan Rosell, defendió ayer la necesidad de contar con la energía nuclear ya que es "lo más barato para las empresas". Aumentar los años de vida de las centrales "sería una buena noticia económica", dijo.

¿Es realmente la energía más barata?

Depende. Si se atiende a su coste operativo, no hay color: generar un megavatio nuclear cuesta unos 27,5 euros, frente a los 70 del gas; los 107 del carbón y los casi 400 euros de la fotovoltáica, una tecnología aún en desarrollo. Sin embargo, el cálculo no incluye la gestión de los residuos nucleares, que mantienen su radiactividad durante miles de años. Un reciente estudio de la consultora PricewaterhouseCoopers asegura que el alargamiento de vida de las centrales nucleares permitiría ahorrar 7.000 millones en inversiones y reduciría la factura eléctrica en más de 2.000 millones anuales.

¿Qué ventajas tendría para el sistema eléctrico?

Prolongar la vida de los nucleares evitaría recurrir a los combustibles fósiles y permitiría evitar el denominado déficit de tarifa (desfase entre ingresos y costes del sistema eléctrico). Esta deuda, que los consumidores pagan a plazos (y con intereses), ronda ya los 18.000 millones de euros. Alargar la vida de las nucleares podría ayudar a que ese desfase no se genere, aunque, en teoría, para cuando expire la próxima licencia de las centrales en funcionamiento (en 2021, excluyendo Garoña, cuya aportación es residual), ese problema debería estar resuelto, ya que el Gobierno se ha comprometido por ley a acabar con él en 2013.