Jueves, 10 de Enero de 2008

"Tristán e Isolda" llega por primera vez al Real dirigida por Lluis Pascual

EFE ·10/01/2008 - 17:23h

EFE - El Teatro Real presenta una nueva producción de la ópera "Tristán e Isolda", de Wagner, el regreso al coliseo madrileño de Lluis Pasqual, que ofrece su visión mediterránea de este drama wagneriano, con dirección musical de Jesús López Cobos. En la foto (i-d) López Cobos, la mezzosoprano Waltraud Meier (Isolda), Robert Smith (Tristán) y el director orquesta Lluis Pascual.

La compleja ópera "Tristán e Isolda", compuesta por Richard Wagner, desembarcará por primera vez en el Teatro Real el próximo 15 de enero, en lo que supone el regreso al escenario madrileño del director Lluis Pasqual, que se ha inspirado en el mar como hilo conductor de los tres actos de la obra.

Esta producción moderna, que fue estrenada en el Teatro San Carlos de Nápoles, está ambientada en tres épocas distintas ya que, según el propio Lluis Pasqual, lo importante en este drama "no es el tiempo, sino las almas de los enamorados, que son similares en todas las épocas".

Se ha centrado así el director catalán, Premio Nacional de Teatro, en los aspectos más psicológicos de los personajes, encabezados por la que para muchos es la mayor experta en Wagner, la alemana Waltraud Meier (Isolda), que comparte escenario con Robert Dean Smith (Tristán), Jon Fredric West (Tristán) y Jean-Michèle Charbonnet (Isolda).

"Esta obra es un milagro, es como una inmensa ópera de cámara en la que el texto y la música tienen la misma importancia", ha explicado Pasqual, que fue fundador del Teatre Lliure. "Hay momentos en los que Wagner consigue conjugar magistralmente en un instante todas las maneras posibles de decir lo mismo", ha añadido el catalán.

Esta partitura de "Tristan und Isolde", que fue estrenada en el Hoftheater de Munich en 1865, supone la culminación de la época romántica y la apertura a la modernidad, y muchos expertos han indicado que su argumento conecta con la biografía de Warger y el pasional amor que sentía por Matilde Wessendonk.

En la ópera se narra cómo Tristán se ve obligado a escoltar en barco a Isolda para que ésta se despose por la fuerza con su tío, el rey Marke, al que ha jurado fidelidad, y cómo ambos jóvenes se enamoran irremediablemente en el trayecto por mar.

Ante las presiones de su entorno, y tras haber logrado la máxima unión tanto física como psíquica, ambos amantes no puedes sino darse muerte, culmen romántico por excelencia.

Jesús López Cobos será el encargado de dirigir a la Orquesta Sinfónica de Madrid desde el foso, un grupo muy rejuvenecido en los últimos años. El zamorano, premio Príncipe de Asturias de las Artes (1981), ha explicado que su mayor reto ha sido "calibrar" para que se oigan "con la misma intensidad" la música y el texto.

Por su parte, esta es la tercera ocasión en la que la mezzosoprano Waltraud Meier visita el Teatro Real, tras "Valquiria" y "Lohengrin", y lo hace con una obra que asegura llevar "en el corazón" desde el 93, cuando la interpretó por primera vez.

"Es una historia de amor perturbadora, marcada por los malosentendidos entre ambos y a la que sólo tienen el valor de enfrentarse cuando se beben una pócima mágica", ha explicado la artista alemana, que ha sufrido algunas molestias médicas en los días previos.

Para el inglés Robert Dean Smith, Tristán en el escenario, esta es una obra "tremendamente emocionante" y que supone "un gran reto" para cualquier tenor, ya que requiere una gran "exigencia técnica y emocional".