Archivo de Público
Miércoles, 19 de Enero de 2011

El partido comunista renueva su confianza al primer ministro de Vietnam

EFE ·19/01/2011 - 06:40h

EFE - El recién electo secretario general del Partido Comunista de Vietnam, Nguyen Phu Trong, ofrece una rueda de prensa después de ser escogido en el cargo para un periodo de 5 años en la ceremonia de clausura del Congreso Nacional del Partido Comunista en Hanoi, Vietnam.

El régimen de Vietnam reeligió hoy al primer ministro, Nguyen Tan Dung, como miembro del poderoso comité político del Partido Comunista, con lo que deja el cauce abierto para que continué al frente del Gobierno durante otros cinco años.

La reelección de Nguyen Tan Dung fue anunciada por el comité al término del congreso nacional celebrado por el Partido Comunista de Vietnam, cuya cúpula eligió a Nguyen Phu Tong como nuevo secretario general, el cargo con mayor peso en la estructura política.

Durante el congreso que comenzó hace una semana en Hanoi, la cúpula del partido eligió también a los dos centenares de miembros del comité central que supervisarán la gestión del Gobierno.

Antes del inicio del congreso, un evento que se celebra cada cinco años, Nguyen Tan Dung indicó a la prensa que en el caso de retener la confianza del partido, llevará a cabo una profunda reforma en el conglomerado de empresas públicas.

Nguyen Tan Dung se comprometió a desarrollar esa reforma en el sector público después de la ola de críticas que recibió a raíz de que surgiera a la luz la abultada deuda contraída por el astillero estatal Vinashin y que hizo tambalear toda la estructura corporativa del Estado.

Vinashin, una de las mayores empresas estatales, se declaró insolvente el pasado diciembre tras acumular hasta junio anterior una deuda de 4.500 millones de dólares, que representan el 4,5 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de Vietnam, en 2009.

La renovación del mandato de Nguyen Tan Dung, nacido en la provincia de Ca Mau, al sur de Vietnam, y quien desde 1997 es miembro del Gobierno, deberá recibir la aprobación de la Asamblea Nacional, que planea celebrar una sesión plenaria el próximo mayo.

Las deliberaciones del congreso también arrojaron la decisión de que Nguyen Phu Tong, de 66 años y hasta ahora presidente de la Asamblea Nacional, reemplace al frente de la secretaria general del partido a Nong Duc Manh, de 70 años y quien antes había expresado su intención de no presentarse a la reelección.

El nuevo jefe del partido está considerado por observadores, como un político del ala más conservadora y cercano a los dirigentes de la vecina China, país con una estrategia económica similar a la que desarrolla Vietnam desde hace más de una década.

Durante varias décadas Nguyen Phu Tong, nacido en Hanoi y experto en marxismo educado en la antigua Unión Soviética, dirigió la publicación oficial del partido comunista, de acuerdo a los datos biográficos facilitados por el Ministerio de Asuntos Exteriores.

"El Partido a veces comete errores, incluso serios. Pero lo importante es que el Partido los admita y adopte medidas para solucionarlos", escribió el nuevo secretario general en un artículo publicado antes del congreso.

Los cerca de 1.400 delegados renovaron mediante una votación el comité central del partido fundado hace 81 años por Ho Chi Minh, el líder de la revolución vietnamita, y en el que se reservan 16 puestos para destacados oficiales del Ministerio de Defensa y otros ocho a altos mandos del Ministerio de Seguridad Pública.

La nueva cúpula, que dirigirá la política del régimen durante los próximos cinco años, accede al poder cuando en la economía surgen problemas que la impedirán crecer al ritmo del 7 por ciento registrado durante las últimas dos décadas.

La economía del país indochino registra una inflación cercana al 12 por ciento, que estás mermando la capacidad adquisitiva de los trabajadores y eleva los precios de los productos básicos.

Por otro lado, el banco nacional mantiene el cambio oficial del dong vietnamita por encima de su valor real a pesar de que desde noviembre de 2009 lo ha devaluado en tres ocasiones, razón por la cual la mayor parte de las divisas que entran en país van al mercado negro.