Archivo de Público
Martes, 18 de Enero de 2011

El ‘lifting’ de la Copa rejuvenece al Sevilla

Los andaluces vencen con claridad al Villarreal en el regreso de Sergio Sánchez

ALBERTO CABELLO ·18/01/2011 - 23:58h

 

El viaje hasta la defensa de cinco había sido un trayecto en desuso en Sevilla desde hacía muchas temporadas. Harto de las desatenciones y agotadas las combinaciones en el trasiego de jugadores en distintas posiciones, Gregorio Manzano coloreó un paisaje inédito para garantizarse el pase a las semifinales de la Copa del Rey.

El quinteto se ensambló con una sonrisa. La presencia de Sergio Sánchez en el centro de la zaga escribió una línea insospechada en su historia médica hace sólo unos meses. Se reencontró con la fiesta del fútbol en plan sargento. Quiso ser la voz enérgica que pusiera algo de disciplina en una línea aturdida desde hace ya muchas semanas.

La sacudida de Manzano fue tan aguda que el Villarreal tardó más de 20 minutos en traducir el nuevo sistema. Nada de extremos, mucha gente por el centro para pelear con ventaja la batalla del centro del campo. Navas, Perotti y Capel desaparecieron de la alineación. Todas las flechas se quedaron después de mucho tiempo dentro del arco. El maestro en el ataque por los flancos volteó con éxito su estrategia.

El Villarreal es un equipo terco. No se deja vencer así como así

La sorpresa jugó a favor de los de Nervión. Otra vez resultó decisivo Negredo para poner muy a favor la eliminatoria. Manejó con mucha habilidad un rechace de la defensa amarilla para dejar un balón regalado a Renato justo en la línea de gol. El Sevilla tenía el balón, tocaba, la defensa se aplicaba con obediencia al mando de un chillón Sergio Sánchez.

Pero el Villarreal es un equipo terco. No se deja vencer así como así, y menos en una batalla táctica. Le seducen ese tipo de acertijos. Cuenta para resolverlos con un tipo de una inteligencia futbolística sobresaliente como Borja Valero. La urgencia de buscar la remontada y cierto aire reivindicativo ante el club que le consideró caro el verano pasado hicieron crecer al mediocentro.

Romaric, protagonista

El achuchón lo acusó el conjunto local. Retrocedió demasiados metros en cuanto los de Garrido se apropiaron de la pelota. Por unos pocos milímetros no llegó el empate. Borja Valero encontró con un pase maravilloso el desmarque de Rossi, pero su control se le quedó atrás por unas cuentas briznas de hierba. Luego, Gonzalo remató de cabeza al larguero un saque de esquina.

Otra vez resultó decisivo Negredo para poner muy a favor la eliminatoria

A pesar de la ventaja, el panorama intranquilizó al Sevilla en el último tramo de la primera mitad. Cuando un equipo vive una mala racha, las derrotas se entierran a pocos metros de la superficie. Con un poco que se remueve la tierra, vuelven a aparecer los recuerdos. Una buena parada de Varas liquidó el último intento del Villarreal de engancharse a la eliminatoria.

Porque fue comenzar la segunda parte para que Romaric comenzara a regalar goles desde el saque de esquina. Uno detrás de otro, fueron pasando por el área Kanouté y Alexis para rematar los buenos centros del africano. Cinco asistencias ha sumado en este doble enfrentamiento de cuartos de final. La sexta hubiera sido la más especial si Sergio Sánchez hubiera acertado con su cabezazo.

Ficha del partido

Sevilla: Javi Varas; Dabo, Sergio Sánchez, Martín Cáceres, Alexis (Konko, m. 58), Fernando Navarro; Zokora, Romaric (Navas, m. 75), Renato; Kanouté (Perotti, m. 71) y Negredo.

Villarreal: Diego López; Cicinho, Catalá (Bruno, m. 61), Gonzalo, Oriol; Musa-
cchio, Borja Valero; Cani (Capdevila, m. 73), Jefferson Montero; Rossi y Altidore (Marco Ruben, m. 61).

Goles: 1-0. M. 7. Negredo se lleva un balón tras un rebote en un defensor, supera a Diego López en la salida y Renato empuja a gol. 2-0. M. 46. Saque de esquina de Romaric que remata de maravilla de cabeza Kanoute. 3-0. M. 50. Alexis, de cabeza.

Árbitro: Pérez Lasa. Amonestó con tarjeta amarilla a Fernando Navarro, Musacchio y Rossi.

Sánchez Pizjuán: 30.000 espectadores.