Archivo de Público
Miércoles, 19 de Enero de 2011

Rigola propone una 'Gata' íntima y más dura

El director llega por primera vez al CDN con el clásico de Tennessee Williams

PAULA CORROTO ·19/01/2011 - 08:40h

Álex Rigola.

"¿Por qué es tan difícil hablar?". Esta frase, pronunciada por uno de los personajes de Gata sobre tejado de zinc caliente, resume las pretensiones de la obra de Tennessee Wi-lliams: la difícil comunicación entre las personas más cercanas. Y es el también el motor que mueve el montaje que ha hecho el director catalán Álex Rigola para su primera incursión en el Centro Dramático Nacional, que se estrena mañana en el teatro Valle-Inclán de Madrid.

Es una versión libre intimista y más dura que la conocida adaptación cinematográfica que realizó Richard Brooks en 1958 con Elizabeth Taylor y Paul Newman. "Hay algo de la edad en esto. Las experiencias no son las mismas a los 42 años que a los 27. Y esto se nota cuando vas a los detalles", explica Rigola.

El montaje, cuya puesta en escena se traduce en una habitación rodeada de algodones, consta de tres actos en los que se refleja la violencia en las relaciones. En el primero, Maggie (Chantal Aimée) y Brick (Joan Carreras) son una pareja que lleva 14 años casada y ya está en estado terminal. "En la película son más jóvenes, pero en el montaje saben cómo hacerse daño. Por eso hay mucha más violencia", afirma Rigola. El segundo acto, antes de la anagnórisis final, narra las dificultades para comunicarse entre padre e hijo, "una relación complicada, porque no se habla con la misma libertad", dice el director.

El otro gran tema de la obra es la homosexualidad. "Brick es un jugador de rugby. Si lo trasladamos a hoy, ¿qué jugador de fútbol ha declarado su homosexualidad? Por eso no sé si tenemos esta cuestión plenamente asumida", admite el director, quien a pesar de ello no teme que la ley del matrimonio gay vaya a ser derogada: "No sé si estará al final en el programa del PP. No lo veo tan claro".

El reto de la Bienal

Rigola dejará esta temporada la dirección del Lliure. Después se dedicará a escribir teatro. "Quiero generar espectáculos de una forma total", dice. En octubre, eso sí, dirigirá la Bienal de Venecia, para que la que contará con Rodrigo García, Calixto Bieito, Jan Lauwers, Jan Fabre, Thomas Ostermeier, Ricardo Bartís y Romeo Castelucci. Su idea es "absorber nuevas ideas". Y dar voz a la cultura, porque en esta crisis, "junto con la prensa, es la única forma que tenemos para seguir formándonos como adultos", culmina.