Archivo de Público
Miércoles, 19 de Enero de 2011

Las autonomías se rebelan contra el plan 'recentralizador' del PP

Los gobiernos autonómicos, incluidos los conservadores, rechazan reducir sus competencias

I. ADURIZ ·19/01/2011 - 08:00h

Marta Jara - Mariano Rajoy, ayer, atendiendo las preguntas de los medios en el Senado.

El plan del PP para modificar los pilares del Estado de las autonomías se encontrará de frente con los gobiernos autonómicos. Incluso con alguno liderado por los propios conservadores. Representantes de los ejecutivos de Euskadi, Catalunya, Andalucía, País Valencià, Castilla La-Mancha y Canarias se mostraron ayer en contra de que se reduzca su ámbito competencial como propone la derecha.

La mecha la encendió el pasado viernes el ex presidente del Gobierno José María Aznar, que aseguró que el Estado autonómico es "inviable" y emplazó a su sucesor, Mariano Rajoy, a ponerle "el cascabel al gato". El propio Rajoy dijo el lunes que, si bien él no es partidario de presentar "una enmienda a la totalidad" al sistema competencial actual, sí es necesario impulsar varias medidas que lo pondrían patas arriba.

El Gobierno vasco aboga por el «pleno desarrollo» del Estatuto de Gernika

Las reacciones no se hicieron esperar de norte a sur del país. En Euskadi, la portavoz del Gobierno vasco, Idoia Mendia, defendió el "pleno desarrollo del Estatuto de Gernika" y advirtió de que su Ejecutivo no admitirá, "en ningún caso, recortes a la baja" en sus competencias. Mendia considera que el "problema quizás lo tengan algunas comunidades autónomas gobernadas por el PP que han incurrido en un exceso de endeudamiento y que, por cuestiones políticas, han sacado este fantasma a pasear".

Comunicación Estado-CCAA

Pero incluso uno de los barones autonómicos más importantes del PP, el presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, eludió respaldar las tesis defendidas por el líder de su partido y por el presidente de honor del mismo. Camps no puso en cuestión el sistema actual, sino que echó la culpa de "las disfunciones" del mismo al Gobierno socialista. "Si hubiese más comunicación Estado-comunidades autónomas, a lo mejor algunas" de ellas "no se producirían", insistió.

Camps admite disfunciones pero defiende el actual modelo autonómico

Según él, "parte de las cuestiones que ahora se ponen encima del tapete" se deben a que el Gobierno "toma decisiones sin contar con las autonomías". Y, aunque no se dirigió a ellos explícitamente, emplazó a los que cuestionan el sistema autonómico a comprender "el inmenso esfuerzo" que hacen las comunidades en materias como educación, sanidad o servicios sociales.

La Junta de Andalucía también rechazó "una pérdida de peso político o una marcha atrás" en su desarrollo autonómico. La consejera de Presidencia del Ejecutivo autonómico, la socialista Mar Moreno, afirmó que Andalucía comparte con el Gobierno central "la necesidad de ahorrar, de contener el déficit público, de tener unas buenas cuentas y responder al cumplimiento del objetivo de estabilidad".

En este sentido, consideró que una cosa es pedir la corresponsabilidad de las comunidades autónomas como hace el Ejecutivo, y otra considerar "irresponsables a las comunidades como está haciendo el PP y muchos sectores de la derecha española". Y es que Moreno cree que detrás del debate económico "está agazapado un debate ideológico" de la derecha que va "en contra" de las políticas sociales y del Estado autonómico.

El Govern de Mas dice que Catalunya será "fuerte" ante las

"El Govern y Catalunya nos sentimos fuertes y haremos todo lo que sea conveniente para afrontar estos mensajes que llegan de Madrid", señaló por su parte el secretario de la Presidencia de la Generalitat catalana Francesc Homs sobre una posible intervención del Estado en las competencias autonómicas.

Esas propuestas suenan, a juicio de Homs, "a advertencias". "Y no quisiera pensar en amenazas", añadió, "pero si al final se materializan como tales, podrían volverse en su contra, porque estamos donde estamos por las decisiones tomadas por quienes han tenido responsabilidades en España", concluyó el portavoz de la Generalitat, informa Moncho González Cabezas desde Barcelona.

El Govern contó esta vez con el apoyo del principal partido de la oposición. El portavoz del PSC en el Parlament, Miquel Iceta, recordó que la parte más importante del déficit español corresponde al Estado. Iceta exigió que "nadie haga pasar gato por liebre", porque la causa "fundamental" del déficit "no es atribuible a las comunidades".

La Junta de Andalucía tacha de "irresponsables" las propuestas del PP

De "auténtico disparate" calificó el presidente canario, Paulino Rivero, un posible cambio de modelo del Estado. Rivero recordó que la descentralización a favor de las autonomías ha provocado un "cambio profundo" especialmente "en algunos territorios como Canarias que estaban absolutamente abandonados por el centralismo español".

Evitar duplicidades

"El Estado autonómico no sólo es viable sino necesario y sus efectos benéficos se han notado mucho en regiones que históricamente estaban más atrasadas, porque ha permitido hacer muchas cosas en poco tiempo", remarcó en la misma línea el presidente de Castilla- La Mancha, el socialista José María Barreda.

No obstante, el dirigente castellano manchego anunció que, "para evitar duplicidades", propondrá la supresión de las oficinas comerciales que las distintas comunidades autónomas españolas tienen en Bruselas.

En Galicia, donde gobierna el conservador Alberto Núñez Feijóo, la crítica a las intenciones del PP llegó de la mano del BNG. Su portavoz, Guillerme Vázquez, reclamó más autogobierno frente al ataque "del españolismo cavernícola".