Archivo de Público
Martes, 18 de Enero de 2011

Canarias retoma el 'socavón' de Eduardo Chillida

El Gobierno autonómico firma un acuerdo con la familia del escultor para perforar la montaña protegida de Tindaya

MANUEL ANSEDE ·18/01/2011 - 21:35h

Dieciocho días después de que el Museo Chillida-Leku echara el cierre en San Sebastián, con unas "cifras deficitarias a niveles insostenibles", el Gobierno canario ha resucitado el polémico proyecto del escultor vasco de horadar la montaña protegida de Tindaya, en Fuerteventura. El agujero, planteado en 1993, sería como un edificio de 15 pisos.

El presidente canario, Paulino Rivero, y el presidente del Cabildo de Fuerteventura, Mario Cabrera, viajaron a San Sebastián para firmar con la familia de Eduardo Chillida, fallecido en 2002, un acuerdo "por el cual será posible desarrollar el proyecto", peleado en los tribunales por las organizaciones ecologistas. La obra de arte se situaría en el corazón del Parque Natural de las Dunas de Corralejo. El pacto crea una fundación para perforar la montaña y establece una comisión mixta, formada por tres familiares del escultor y tres miembros del Gobierno canario, para "agilizar" la ejecución de las decisiones de la fundación.

Rivero, de Coalición Canaria, aseguró que "la obra no costará ni un euro a las arcas públicas, porque se hará a cambio de una concesión para la explotación turística del monumento". Luis Chillida, hijo del artista vasco y miembro de la comisión mixta, explica a Público que la empresa que pague la construcción se llevará el dinero de las visitas "durante unos 40 años". Los trabajos costarían unos 75 millones de euros. En diez años, el Chillida-Leku recibió la visita de 810.000 turistas.

"La obra no costará ni un euro a las arcas públicas"

Sin embargo, Ben Magec-Ecologistas en Acción, que ha anunciado que intentará parar el proyecto en el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, denuncia que ya se han invertido 25 millones de euros en "una obra plagada de los mayores escándalos de corrupción de la historia de Canarias". Y "sin tocar una piedra de la montaña", según recalca José de León, portavoz de la ONG y arqueólogo en Patrimonio del Cabildo de Gran Canaria.

En Tindaya, señala, hay unos 300 grabados realizados hace un milenio por los pueblos aborígenes de Fuerteventura y algunas plantas endémicas, como el diente de perro, similar a un cactus. "Quieren empezar las obras sin decir dónde está el dinero desaparecido", critica De León, que achaca el apoyo del PSOE al proyecto a que su director actual es el arquitecto Lorenzo Fernández-Ordóñez, sobrino del fallecido ministro socialista Francisco Fernández-Ordóñez y del actual gobernador del Banco de España, Miguel Ángel.

Luis Chillida defiende el proyecto de su padre y recuerda que el Gobierno canario aprobó en mayo de 2009 la declaración de impacto ambiental. En su opinión, las obras "podrían comenzar este año", una vez salgan a concurso público en un par de meses. El hijo del escultor pide "claridad absoluta" y que se sepa "qué pasó con los 2.000 millones de pesetas" desaparecidos.