Jueves, 10 de Enero de 2008

Narros recupera la historia de lucha de clases y dominación sexual en "Señorita Julia"

EFE ·10/01/2008 - 16:14h

EFE - El director teatral Miguel Narros (I) y los actores Chusa Barbero, Raul Prieto y María Adánez y (d a 2i), durante la presentación de "La señorita Julia", una historia sobre la lucha de clases, la diferencia entre géneros y la dominación sexual, escrita en 1888 por August Strindberg que mañana se estrena en el Teatro Principal de Alicante.

El Teatro Principal de Alicante acoge este fin de semana el estreno de "La señorita Julia", una historia sobre la lucha de clases, la diferencia entre géneros y la dominación sexual, escrita en 1888 por August Strindberg y que el director Miguel Narros recupera ahora por su vigencia y actualidad.

Narros, acompañado por los actores María Adánez, Raúl Pietro y Chusa Barbero, y por el productor y escenógrafo Andrea D'Odorico, ha presentado hoy este drama, en el que hay un continuo enfrentamiento entre el hombre y la mujer, entre lo moderno y lo viejo, y entre las clases altas y aquellas que luchan por escalar socialmente.

"La señorita Julia" cuenta la historia de una joven aristócrata que la noche de San Juan baja a la cocina e invita a bailar a su criado, Juan.

Ahí empieza la "guerra" psicológica entre la pareja de protagonistas, que se vuelve contra ella y que la empuja a la destrucción cuando él la convierte en su amante y le pide que robe a su padre y se fugue con él para fundar un pequeño hotel de lujo en Italia.

La religión, la política y la emancipación de la mujer están presentes en este drama de "texto difícil" y cargado de "violencia, tanto en los diálogos como en los gestos", ha señalado D'Odorico.

En opinión de la actriz protagonista, María Adánez, que interpreta a Julia, lo que plantea Strindberg en "La señorita Julia" es "lo complicado que a las parejas siempre les resulta comunicarse de forma fácil, como si querer se tratase de un concurso, y aunque aquí el contexto es mucho más radical que el actual, esto sigue pasando hoy".

Por ello, ha dicho de ella que es una historia que está "muy vigente hoy en día, porque refleja la eterna violencia psicológica e incluso física" entre el hombre y la mujer, y se ha mostrado convencida de que la representación "no va a dejar indiferente a nadie".

Para su director, esta historia resulta también interesante en 2008 por la "fuerza, decisión y determinación" de la protagonista, cuya educación entre lo masculino y lo femenino la han convertido en un "híbrido".

Durante la presentación de la obra, Adánez ha destacado lo "complicado" que le ha resultado meterse en la piel de Julia, dada su complejidad intelectual, al tiempo que ha sido "muy interesante".

Este personaje, ha añadido, le ha llevado desde "la soledad, el dolor, el desasosiego y la contradicción" hasta la pasión y la felicidad que llega a sentir la noche de San Juan cuando decide romper con todo y va en busca de Juan, que para ella representa la "autenticidad".

Frente a ella, Juan, interpretado por Raúl Pietro, representa al "criado que tiene que salir a toda costa de su situación social y que ve la oportunidad la noche de San Juan, cuando baila de forma muy apasionada y sugerente con Julia", ha explicado el actor.

El personaje de Chusa Barbero, Cristina, cocinera y supuesta novia de Juan, pone el contrapunto a la pareja, puesto que es "más realista y pragmática" que ellos y se aferra a la religión para aceptar su condición social.

Este texto, que en España se ha representado pocas veces y que según la compañía tiene muchas similitudes con la película de Woody Allen "Match Point", está inspirado en hechos reales: los caprichos de la primera mujer de Strindberg, una aristócrata finlandesa, y la historia de una mujer de clase alta sueca que fue seducida por un criado y acabó de camarera en un restaurante.